Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Primer caso de una superbacteria resistente al antibiótico más agresivo

Entrar al hospital para recibir un tratamiento y salir de él sin ninguno capaz de combatir a la bacteria que nos causa la infección. Era la peor de las pesadillas de la comunidad científica y acaba de ocurrir en EEUU. Una mujer de 40 años se ha convertido en la primera persona norteamericana portadora de una bacteria resistente al antibiótico más agresivo, la colistina, el que se utiliza como último recurso para paliar las peores infecciones.

Ha ocurrido en Bethesda, en el estado de Maryland. La paciente sufría una infección de orina, pero la bacteria mutó y se hizo inmune a los fármacos. Enfrentadas a la presión de los antibióticos, las bacterias cambian para sobrevivir. Y cuanto más se emplean este tipo de fármacos, menos efecto tienen. Y no se debe solo a un uso excesivo en humanos.

Porque también ingerimos antibióticos a través de los alimentos. Éstos también se usan para hacer crecer a los animales de granja. Al comerlos, ingerimos antibióticos y nuestro cuerpo se va haciendo inmune a ellos. El descubrimiento de estas superbacterias, resistentes a los fármacos, pone encima de la mesa la necesidad de un uso más racional de los antibióticos, tanto en humanos como en animales. Las autoridades sanitarias advierten de que el problema causa, solo en Europa, más de 25 mil muertes todos los años.