Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Príncipe abandona Honduras con rumbo a Tenerife en el segundo avión enviado por Defensa

El Príncipe de Asturias ha abandonado Honduras a las 16.50 horas local (las 23.50 en la España peninsular) con rumbo a Tenerife, donde proseguirá su agenda oficial, en un viaje que realiza en el segundo avión enviado por el Ministerio de Defensa en sustitución del aeroplano averiado, han informado a Europa Press fuentes de la Casa Real.
Don Felipe tiene previsto llegar a las 8.00 horas local a Tenerife, donde se encontrará con su esposa, la Princesa de Asturias, con quien efectuará el martes una visita a las islas con paradas en Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas.
Tras la avería que sufrió ayer el primero de los Airbus durante el viaje de Don Felipe al país centroamericano y que obligó a reprogramar su agenda con motivo de la investidura del nuevo presidente, el Gobierno ha optado por enviar el segundo avión para que recoja al Heredero como medida de seguridad.
No obstante, los técnicos aseguran que el fallo en el primer aparato, detectado tras una escala técnica en República Dominicana, fue reparado en ese momento y se encuentra en óptimas condiciones para volar. Este hecho motivó que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, viajara a Roma en dos Falcon y un tercer avión belga.
Técnicos del Ejército del Aire revisarán los pasos realizados en el proceso de mantenimiento al que se ha sometido recientemente al Airbus A-310 de la Fuerza Aérea española que sufrió una avería este domingo durante el vuelo del Príncipe de Asturias a Honduras y así intentar determinar las causas que la provocaron y comprobar si el mantenimiento que se le realiza es el adecuado, después de que ese mismo aparato diera un problema e impidiera un viaje de Don Felipe a Brasil.