Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Príncipe conoce las labores de mantenimiento de las aeronaves que se realizan en la Maestranza Aérea de Albacete

Su Alteza Real el Príncipe de Asturias Don Felipe de Borbón ha realizado su primera visita oficial a la Maestranza Aérea de Albacete donde, tras ser recibido por una escuadrilla de honores y pasar revista a la tropa, ha conocido de primera mano el trabajo de mantenimiento y reparación de los aviones militares que se llevan a cabo en estas instalaciones, como el EF-18, el F-5 o las aeronaves de enseñanza de la Academia General del Aire.
Don Felipe, que ha llegado a la Base Aérea a bordo de un helicóptero superpuma pasadas las 10.30 horas, ha sido recibido por el jefe del Estado Mayor del Aire, Francisco Javier García Arnaiz, y los coroneles jefes de la Maestranza Aérea, Rubén García, del Ala 14 y la Base Aérea, Guillermo Cavo, y del Programa de Liderazgo Táctico de pilotos (TLP), Enrique Martínez.
En su recorrido, el Príncipe ha conocido cómo se realizan en estos hangares los trabajos de mantenimiento de los C-101, que son aviones de enseñanza de la Academia General del Aire, y ha tenido la oportunidad de subirse a un F-5, un reactor de enseñanza proveniente del Ala 23, en la Base Aérea de Talavera, así como a un cazabombardero EF-18, proveniente del Ala 46 de la Base de Gando, en Canarias.
Asimismo, Don Felipe se ha interesado por el trabajo de mantenimiento que se realiza con los hidroaviones Bombardier de la Base de Torrejón, de los que en este momento se encuentran cinco aparatos en las instalaciones aéreas albaceteña, y ha concluido su breve visita con un saludo a las autoridades civiles que han asistido y con un vino de honor.
En la Maestranza Aérea de Albacete actualmente trabajan alrededor de 600 personas y, de ellas, aproximadamente el 20 por ciento son personal militar.