Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión para el homicida de Elche, que aduce arrepentimiento y una minusvalía

Mario G.F., de 49 años, presunto autor del asesinato de María Paz M.G, que murió el pasado domingo en Elche (Alicante), a su salida de los juzgados de Elche tras prestar declaración hoy ante el juez que instruye el caso. EFEtelecinco.es
El hombre que confesó haber matado y descuartizado a su pareja sentimental el pasado domingo en Elche (Alicante) ha aducido que se arrepiente y que padece una minusvalía mental ante la juez, que ha acordado su ingreso en prisión incondicional y sin fianza.
Fuentes judiciales han informado de que este hombre, Mario G.F., de 49 años, ha vuelto a confesar los hechos ante la titular del juzgado especial de violencia doméstica de Elche, a quien ha relatado "con detalle" lo ocurrido y ha explicado que cometió el crimen porque la mujer "le humillaba".
Ha sostenido que se arrepiente y que sufre una minusvalía mental del 66 por ciento, lo cual deberá ser comprobado por un forense que le practicará un reconocimiento médico, a petición de la juez.
El homicida confeso ha prestado declaración junto a una abogada de oficio y, según las mismas fuentes judiciales, podría afrontar una pena de 25 años de prisión por el delito de asesinato con ensañamiento y alevosía.
En todo caso, la situación de este hombre está pendiente de que el forense acredite si sufre un retraso mental, que podría ser una circunstancia atenuante.
Este hombre supuestamente mató el pasado domingo a María Paz M.G., a quien descuartizó antes de arrojar los restos mortales en bolsas de plástico en cuatro contenedores de basuras del barrio ilicitano del Pla.
El crimen se descubrió a raíz de que varias personas que rebuscaban en los contenedores hallaran una pierna de la víctima.
Poco después, la Policía comprobó que la vivienda de la mujer (en un quinto piso sin ascensor) había sido aireada y limpiada con desinfectante, lo que parecía apuntar a la posible autoría de la pareja.
Al ser localizado, este hombre incurrió en diversas contradicciones y, ya en comisaría, confesó el crimen e, incluso, desveló el cuarto contenedor al que había arrojado los restos mortales que faltaban por encontrar.
La víctima no había denunciado previamente al detenido aunque sí que lo había hecho en el pasado a dos ex parejas.
La primera denuncia finalizó con una sentencia condenatoria de conformidad, en marzo de 2008, y la segunda estaba todavía en trámite ya que, de hecho, la mujer había estado declarando en el Juzgado el pasado 2 de junio, cuando manifestó a la juez que no deseaba una orden de alejamiento respecto de su ex pareja.