Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión para el recluso que asesinó a su novia en Pontevedra

Su ex mujer ha dicho que siempre ha temido su salida de la cárcel. Video: Informativos Telecincotelecinco.es
Maximino Couto, recluso acusado de asesinar a su novia aprovechando un permiso carcelario, ha ingresado en la prisión pontevedresa de A Lama según informaron fuentes judiciales. Couto, que hirió también a otras tres personas, ya había incumplido anteriormente la orden de alejamiento que tenía de su ex pareja.
Maximino Couto al salir de la cárcel de permiso se dirigió a casa de su actual pareja a la que mató y posteriormente se trasladó al domicilio de su ex mujer, en una parroquia de Mourente (Pontevedra), donde rompió la puerta para acceder a la vivienda, en la que no se encontraba nadie. Posteriormente agredió con un cuchillo a un matrimonio vecino de su exmujer, que había testificado en su contra en el juicio en el que fue condenado a prisión.
Herminia Buceto, su ex pareja, ha relatado que le echó la puerta de casa abajo y le registró todas las habitaciones. Asegura que han tenido "muchísima suerte" porque en la casa "no hay por donde escapar". Asegura que ella siempre ha temido su salida de la cárcel y que no le da garantía ninguna una pulsera GPS que esta vez no ha funcionado.
La juez, que ha tomado declaración al acusado, ha calificado los hechos en el auto de prisión como "constitutivos de un delito de homicidio consumado, de dos delitos de tentativa de homicidio y de al menos dos delitos de lesiones". El imputado no ha reconocido haber matado voluntariamente a R.P.A. sino que ha declarado que fue durante un forcejeo. Sin embargo en la declaración ha reconocido tener intención de matar a su ex mujer y a su vecina, pero no al marido de ésta última.
Pese a haber incumplido anteriormente la orden de alejamiento, Maximino Cuoto, condenado por violencia machista, había obtenido un permiso penitenciario. El agresor no podía acercarse a su antiguo domicilio familiar, ni a su ex mujer ni a sus hijos. En marzo pasado obtuvo un permiso penitenciario y la pulsera GPS alertó de que estaba en zona restringida. La policía lo localizó en su casa y lo detuvo.
Ya incumplió una orden de alejamiento
Como consecuencia el siguiente permiso se lo denegaron. El preso recurrió y el juez e instituciones penitenciarias accedieron a dejarle salir de prisión para que "preparara su vida en libertad". El próximo 19 de diciembre terminaba su condena. EB/MLS