Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Protocolo para detectar la dislexia en las aulas catalanas

Los profesores catalanes tienen a su disposición un protocolo de detección de la dislexia para avanzar en el diagnóstico y apremiar la recuperación de los alumnos desde los seis años hasta la enseñanza postobligatoria de Bachillerato y Formación Profesional (FP), que ha presentado este viernes la Consejería de Enseñanza en colaboración con el Colegio de Logopedas de Cataluña.
En rueda de la prensa, la consejera Irene Rigau ha explicado que los docentes tendrán a su disposición en la web 'xtec.cat/sep' recursos para detectar y tratar los casos de dislexia entre los estudiantes catalanes.
Según estudios recientes, la prevalencia estimada de la dislexia, se sitúa entre el 4% y el 10%, dependiendo de dónde se marquen los límites del amplio espectro de síntomas: "Hay que tener un buen diagnóstico del fenómeno para tener capacidad de intervención, y en esto es fundamental que los docentes estén preparados", ha defendido la consejera.
En este sentido, ha aclarado que la gravedad de las dificultades depende, a menudo, de la calidad y precocidad con la que se haya apoyado al alumno tanto en el ámbito familiar como en el escolar, de modo que su detección es clave.
Rigau ha sostenido que el mejor tratamiento es una buena intervención pedagógica, con los propios recursos del profesor y proporcionando, en los casos más graves, un apoyo a largo plazo.
Por ello, en cada una de las etapas los docentes dispondrán de material para detectar síntomas indicadores de dislexia según las franjas de edad y las pautas de actuación: "Queremos que el centro sea una plataforma de servicio a todos los alumnos y que los que tienen dislexia consigan salir adelante".
La dislexia es un trastorno del aprendizaje que tiene especial incidencia en la lectura y en la escritura, y los primeros síntomas aparecen a los dos años asociados a fenómenos fonológicos, materializándose con mala vocalización.