Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Proyecto Esperanza atendió a 175 mujeres víctimas de trata en 2015, diez de ellas menores de edad

Proyecto Esperanza-Adoratrices atendió a 175 víctimas de trata en 2015 y 10 de ellas eran menores de edad, según el balance de actuaciones difundido por la organización este martes, del que se desprende que sólo once de estas mujeres y niñas denunciaron a sus tratantes.
En total, 59 de ellas eran nuevos casos detectados, 64 estaban ya siendo atendidas desde años anteriores y 52 entraron en contacto por primera vez con Proyecto Esperanza. El 25% de las mujeres fueron acogidas en los recursos residenciales, mientras el 75% solicitaron apoyo específico de forma ambulatoria.
El balance revela que el 60% de estas supervivientes eran jóvenes extranjeras entre 18 y 30 años de edad, solteras en la mayoría de los casos. Una de cada diez tiene niños a su cargo.
En cuanto a la procedencia de las mujeres, son mayoría (63%) las de países al Sur del Sáhara y de hecho, la mitad son nigerianas. El resto proceden de América Latina (16%), de Europa del Este (15%) y de Asia (4%). Con todo, la organización identificó a 4 víctimas menores de edad de las que dos eran españolas.
Precisamente, el Equipo de Identificación de Proyecto Esperanza, que es quien evalúa en primer lugar la situación de las víctimas potenciales, atendió 160 comunicaciones sobre posibles casos de trata en las que fueron detectadas finalmente las 59 mujeres que se dieron de alta en la organización el año pasado, 13 más que en 2014. Algo menos de la mitad de estas comunicaciones procedían de instituciones públicas y de ellas, tres de cada diez eran de la Policía. Todos versaban sobre trata con fines de explotación sexual.
"Seguimos observando con preocupación la casi nula derivación de casos de trata al Proyecto para otros fines de explotación distintos a la explotación sexual", señala la coordinadora de Proyecto Esperanza, Marta González. A su juicio, "estos casos siguen sin emerger, no porque no existan, sino por falta de concienciación, formación y medios".
Por otra parte, la organización alerta sobre la situación de estas mujeres rescatadas frente al proceso penal. El departamento jurídico de Proyecto Esperanza atendió a 89 mujeres en 2015. Once mujeres habían presentado una denuncia y solicitaron que se les declarase testigos protegidos, algo que consiguieron cuatro de ellas. Además, fueron 9 las que obtuvieron el periodo de restablecimiento y reflexión que contempla la ley de un total de 12 que lo habían solicitado.
Además, este año se han concedido las primeras tarjetas de residencia permanentes por parte de la Secretaria de Estado de Seguridad y en todos los casos, se ha exigido haber llegado a sentencias condenatorias para obtener el permiso. "Nos preocupa qué va a pasar con aquellas sentencias que resulten absolutorias, por ello y en previsión, se está presentando paralelamente permisos por situación personal, en aquellos casos que la mujer haya sido identificada como víctima de trata", explican en el Departamento Jurídico.
Para Proyecto Esperanza, si bien "se han notado avances" a nivel penal, "todavía se da falta de empatía y sensibilización por parte de algunos juzgados con las mujeres y con las situaciones que viven; esto van en perjuicio primero de las mujeres y segundo en el propio desarrollo del proceso penal".
"Sigue costando mucho que los jueces y magistrados permitan que las víctimas testifiquen en el juicio oral a través de videoconferencias, ya que suelen insistir en que declaren en persona en los juicios, lo que añade mucha tensión, angustia y complicaciones logísticas para muchas víctimas que, por razones de seguridad, no residen en el lugar donde fueron explotadas y donde se está enjuiciando el delito", apuntan.
Asimismo, el departamento educativo de Proyecto Esperanza ha atendido a 44 mujeres, 28 de ellas en los recursos residenciales y el sanitario ha acompañado a 41 mujeres, de las que un 59% han accedido a la atención de su salud física y 98% han recibido atención psicológica. De ellas, 14 han finalizado la intervención con el consiguiente cierre de su expediente y el 71% mejoran su salud física y el 80% su salud mental.
El balance incluye además los datos del departamento de orientación laboral. En 2015 atendió a 50 usuarias, 21 de ellas llegadas por primera vez. El 38% tiene de 18 a 25 años de edad con escasa experiencia laboral ni formación ocpacional. Dos han terminado contratadas a tiempo completo e indefinido.