Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'Proyecto Gran Simio' rechaza el trato a los simios en los zoológicos tras la muerte a tiros del gorila 'Harambe'

El 'Proyecto Gran Simio', organización que trata de proteger los derechos de los simios y terminar con los espectáculos de circo, ha rechazado el trato que reciben los animales en los zoológicos, tras la muerte a tiros del gorila 'Harambe' por parte de los responsables del zoo de Cincinnati en Estados Unidos.
La asociación señala que el gorila 'Harambe' recogió a un niño de cuatro años que se precipitó al foso de su jaula y lo llevó a un lugar seguro sin que el menor sufriera ningún daño. Los responsables decidieron sacrificar al animal por si ocasionaba alguna herida al niño.
Por otro lado, la organización explica otros casos como en Santiago de Chile, donde dos leones murieron a tiros en el zoológico tras entrar un hombre que buscaba el suicidio en su jaula o los cuatro chimpancés que murieron en Mallorca después de fugarse del zoo. Todos estos casos, según explican, muestran el "poco interés en la conservación" de los animales y el negocio que hay detrás de "esta falsa imagen conservacionista" de las instalaciones.
El 'Proyecto Gran Simio' cree que estos acontecimientos se producen a causa de la falta de seguridad y de protocolos de actuación rápida ante fugas que, a su juicio, se producen casi todas por "un error humano". Además, desde esta asociación critican el apoyo de la primatóloga inglesa, Jane Goodall, a los zoológicos y el papel de otros especialistas que no defienden los derechos de los animales.
Finalmente, la asociación subraya que los simios no deberían ser encerrados por "ética" y tendrían que vivir en paz en "santuarios" sin "cadenas" y sin el "sufrimiento" que supone estar encerrados toda su vida. Para los promotores de este proyecto, los espacios en los que se encuentran los animales deberían convertirse en "verdaderos centros de enseñanza".