Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prueban una anestesia dental mediante descarga eléctrica que sustituya a las agujas

Investigadores de la Universidad de Sao Paulo (Brasil) han desarrollado un sistema para aplicar anestesia dental mediante una pequeña descarga eléctrica, probado por el momento en cerdos, que permitiría reducir el riesgo de infección y supondría un alivio para quienes tienen miedo a las agujas.
"Podría ahorrar costes, mejorar el cumplimiento del paciente, facilitar su aplicación y disminuir los riesgos de infección", ha defendido Renata Fonseca Vianna Lopez, autora de dicho hallazgo cuyos resultados publica la revista 'Colloids and Surfaces B. Biointerfaces'.
Los dentistas suelen llevar a cabo procedimientos invasivos y dolorosos en la boca y, para minimizar las molestias, utilizan anestesia para bloquear la sensación de dolor. El problema es que, al administrarse con agujas, el miedo a estas inyecciones hace que muchos pacientes retrasen e incluso acaben cancelando las intervenciones.
Antes del pinchazo, suelen utilizar un analgésico tópico que reduzca la sensibilidad de la zona afectada que puede ser tanto en forma de hidrogel, pomada o aerosol, y suelen contener lidocaína o prilocaína.
En este trabajo, los autores buscaban una nueva forma de aplicar estos anestésicos tópicos para ver si incluso podía sustituir a las agujas, y vieron que el uso de una pequeña corriente eléctrica, un proceso conocido como iontoforesis, hacía que los anestésicos fueran más eficaces.
PROBADO CON UN HIDROGEL ANÉSTESICO
Los investigadores prepararon primero los hidrogeles anestésicos con un polímero para ayudar a que se pegue a la mucosa de la boca. Agregaron dos fármacos anestésicos, hidrocloruro de prilocaína (PCL) y clorhidrato de lidocaína (LCL).
En cerdos, se probó la aplicación de una pequeña corriente eléctrica para ver si mejoraba la eficacia, y vieron que la anestesia tuvo una acción rápida y duradera. La corriente eléctrica hizo que el hidrocloruro de prilocaína entrara en el cuerpo de manera más eficaz, y la penetración del anestésico aumentó 12 veces.
Los investigadores dicen que la tecnología puede tener aplicaciones no sólo en la anestesia dental, sino también en otros ámbitos como el tratamiento del cáncer.
"En los últimos años, nuestro grupo de investigación ha estado trabajando en el desarrollo de sistemas de liberación de fármacos novedosos para el tratamiento de varias enfermedades de la piel y de los ojos", ha explicado Vianna Lopez, que planea ahora desarrollar un dispositivo iontoforético para iniciar ensayos preclínicos.