Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Psiquiatras españoles piden al Gobierno que "no utilice socialmente" la especialidad en la reforma de la Ley

El XVII Congreso Nacional de Psiquiatría ha dado comienzo este jueves en Sevilla con un simposio monográfico sobre un tema de gran alcance social y profesional: 'Salud mental y aborto'. En dicho simposio, el psiquiatra y profesor titular de Psicología Médica y Psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo, Manuel Bousoño, ha efectuado una ponencia titulada 'Aspectos epidemiológicos de la relación entre aborto y salud mental', en el marco de la cual ha pedido al Gobierno central que "no utilice socialmente" la especialidad en la reforma de la Ley del Aborto.
En su alocución, según se indica en nota de prensas, el experto ha puesto de manifiesto que "antes de la introducción de la Ley Orgánica 2/2010 de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo (conocida como 'ley Aído'), el supuesto de riesgo grave para la salud física o psíquica de la madre suponía el 96,77 por ciento del total de casos (95% salud psíquica y 5% salud física); el supuesto de riesgo fetal era del 2,86 por ciento; el de violación el 0,02 por ciento; "varios" el 0,16%. A partir de la 'ley Aído', dicho supuesto de riesgo para la salud de la madre pasó a ser de tan solo el 7,3 por ciento, mientras que se utilizó el nuevo supuesto de 'petición de la madre' en el 89,58 por ciento de los casos".
Según ha explicado, "con la 'ley Aído', al no necesitar utilizar el supuesto de 'riesgo para la salud de la madre' al existir otro más sencillo como el de 'petición de la madre', hubo un descenso total del 89,47 por ciento en el empleo del supuesto de riesgo para la salud materna según cifras del año 2011".
Dado que la introducción de una ley no modifica a corto plazo la salud de la población, "la práctica 'desaparición' del supuesto de riesgo para la salud de la madre, revela que anteriormente sus cifras podrían haber estado artificialmente aumentadas, proporcionando una puerta falsa para abortar a aquellas mujeres que en realidad tenían otras motivaciones para realizar el aborto".
Así, el profesor Bousoño ha señalado que la Psiquiatría, por tanto, "estaba dando cobertura --falsa según las cifras dadas-- a cerca del 90 por ciento de los casos de aborto, sobre la base de un supuesto que desapareció súbitamente al dejar de ser útil".
Por ello, ha hecho un llamamiento al Gobierno de España en el sentido de que "dado que está prevista una nueva modificación de la legislación española al respecto, los psiquiatras españoles deberíamos estar atentos a los mecanismos de comprobación que la futura ley establezca, para no ser nuevamente cómplices de una falsa excusa para abortar. La Psiquiatría, como profesión, debe luchar por la dignificación de la misma, y no servir de excusa para la resolución de problemas sociales o políticos".
MAGNITUD DEL ABORTO EN ESPAÑA
El número de abortos en España durante la última década "no ha dejado de crecer", de acuerdo a las cifras oficiales del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, "con un total de casi un millón de abortos desde el año 2000 al 2010 (956.474 casos reportados)". Así, cada año se realizan en torno a 100.000 abortos, "lo que equivale anualmente a las poblaciones de Toledo, Lugo, Jaén u Orense por ejemplo".
El incremento en el número total de abortos desde el año 2002 al 2011, "ha sido del 53,5 por ciento, lo que significa que se pasó de 77.125 abortos en el año 2002 a 118.359 en el año 2011", asegura.
El experto ha puesto de relieve que "las clínicas privadas realizan el 97 por ciento de los abortos. Se trata de una actividad lucrativa que ha permitido que el número total de este tipo de centros haya aumentado un 38,7 por ciento en los diez años que van desde 2002 a 2011. Como se puede apreciar, un negocio floreciente incluso en años de crisis".
En España el porcentaje de embarazos que terminaron en aborto "alcanza el 16 por ciento, por encima de países como Alemania, Holanda, Bélgica, Grecia o Suiza pero por detrás de Francia o Italia que tienen cifras en torno al 20 por ciento de abortos con respecto al total de embarazos".
CAUSAS DEL ABORTO EN ESPAÑA
El psiquiatra y profesor titular de Psicología Médica y Psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo, ha expuesto ante los presentes que "en encuestas realizadas a mujeres que abortaron en el estudio 'Interrupción voluntaria del embarazo en España: Estudio piloto de factores motivacionales en la mujer', realizado en 2005, la causa real más frecuentemente aducida (se podía responder a más de una opción) era el abandono de pareja (87%), seguida de la presión paterna --en menores-- (85%), presión laboral (74%), presión de los amigos (60%) y presión social en solteras (58%)".
Tal y como ha afirmado, "según los datos anteriores, las mujeres abortaron, en su inmensa mayoría, por presiones de su entorno y no por su propia voluntad o por los supuestos contemplados en la ley. Sólo un 2,2 por ciento adujo prioridades vitales o un tres por ciento diagnóstico prenatal".
Algunas características epidemiológicas expuestas por el profesor Bousoño en su ponencia han mostrado que "en el año 2010, en torno a una cuarta parte de las mujeres que abortaron estaban casadas; más de la mitad (54%) tenían empleo y un 35 por ciento de las que abortaron habían tenido ya abortos previos, lo que sugiere que las campañas del Ministerio de Sanidad para la promoción del empleo de los métodos anticonceptivos, han sido poco eficaces y que el aborto constituye para un porcentaje significativo un método anticonceptivo más".
SOBRE EL CONGRESO
El XVII Congreso Nacional de Psiquiatría se desarrolla en Sevilla desde este jueves 26 hasta el 28 de septiembre bajo el lema 'De la clasificación, a la persona'. El Congreso Nacional de Psiquiatría está organizado por la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB) y la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (Fepsm), y se trata de la cita más importante de este ámbito en toda Latinoamérica.