Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De la Quadra-Salcedo, el escritor Víctor Chamorro y el músico Miguel del Barco, entre las Medallas de Extremadura

También han sido galardonados el médico Delfín Hernández y las Hermanas Servidoras del Cottolengo del Padre Alegre
El reportero, divulgador y viajero Miguel de la Quadra-Salcedo; el escritor Víctor Chamorro; el músico y compositor del Himno de Extremadura, Miguel del Barco; el médico rural Delfín Hernández y las Hermanas Servidoras del Cottolengo del Padre Alegre han sido distinguidos este año con las Medallas de Extremadura, máximo galardón que concede la Comunidad Autónoma.
La vicepresidenta del Gobierno de Extremadura (GobEx) y portavoz, Cristina Teniente, ha dado a conocer este viernes el nombre de los cinco galardonados a los que se distingue por sus "méritos o servicios" prestados a la región, fuera o dentro de ella.
Miguel de la Quadra-Salcedo ha sido distinguido por ser "la persona que con mayor sentido y sentimiento ha recreado la labor de los grandes descubridores extremeños que en el siglo XVI escribieron una de las paginas más memorables de la historia de España", ha dicho Teniente en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.
De Víctor Chamorro ha destacado que su obra ha estado centrada en Extremadura y que es el autor extremeño más citado en publicaciones extranjeras. A Miguel del Barco se le reconoce por su obra musical entre la que destaca el Himno de Extremadura, mientras que Delfín Hernández y las Hermanas del Cottolengo han sido galardonados por su función social.
DE LA QUADRA-SALCEDO
Miguel de la Quadra-Salcedo y Gayarre nació en Madrid en 1930 y, según ha explicado Teniente, "ha sabido difundir entre diferentes generaciones de españoles e iberoamericanos aquella aventura colosal y su legado, que es la Hispanidad, una fraternidad entre pueblos hermanados por su idioma común".
Actualmente dirige la Ruta Quetzal, que tiene como objetivo fomentar entre la juventud la comunidad iberoamericana, y "su tarea desde los años 60 ha significado un servicio de enorme valor para la memoria histórica del pueblo extremeño", ha apuntado la portavoz del GobEx.
De la Quadra-salcedo es perito agrícola de formación y atleta en su juventud, y ha ejercido de científico en el Río Amazonas y de reportero en TVE desde 1963 en acontecimientos como las guerras del Congo, Vietnam y el golpe de estado de Pinochet en Chile.
VÍCTOR CHAMORRO CALZÓN
Por su parte, Víctor Chamorro Calzón, nació en Monroy (Cáceres) en 1939 y "es el escritor extremeño con mayor obra publicada hasta la fecha y el más premiado en concursos de novela promovidos por entes no institucionales españoles", ha recordado Teniente que añade que el novelista ha centrado gran parte de su obra en Extremadura.
Tras estudiar Derecho en la Universidad de Salamanca, ha dedicado toda su vida a la literatura y a la docencia como profesor de Historia y Literatura en el Colegio Libre Adoptado de la localidad cacereña de Hervás.
Con 'El santo y el demonio' fue el primer extremeño finalista del Premio Planeta en 1963, repitiendo suerte en 1964 con 'El adúltero y Dios'. En 1967 gana el Premio Urriza con 'La venganza de las ratas' y en 1968 obtiene el Ateneo Jovellanos de novela corta con 'El seguro'. "Es uno de los extremeños más conocido y reconocido fuera de Extremadura", apunta la portavoz.
MIGUEL DEL BARCO GALLEGO
Miguel del Barco Gallego, autor de la música del Himno Oficial de Extremadura, nace en Llerena en 1938, donde inicia sus estudios musicales. Discípulo de Juan Urteaga, en San Sebastián, pasa más tarde al Conservatorio Superior de Música de Madrid donde estudia órgano y composición.
Tras varios años de intensa actividad, en 1975 vuelve al Conservatorio madrileño para continuar allí su actividad docente como catedrático de órgano y donde ha ocupado el cargo de director durante cerca de tres décadas en dos mandatos, entre 1979 y 1983 y desde 1988 hasta 2008.
Posee abundantes grabaciones para radios y televisiones de Europa y América, y discos entre los que destaca el dedicado a Sebastián Aguilera de Heredia, distinguido con el 'Premio Nacional del Disco' del Ministerio de Cultura en 1982. "Su maestría artística y su inmensa actividad le han hecho merecedor de muchos premios", ha asegurado la portavoz.
Es Medalla de Oro dela Asamblea de Extremadura, miembro de número de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, Insignia de Oro de la Diputación de Badajoz, Comendador de la Orden de Alfonso X el Sabio, Premio Hispanidad de Guadalupe, Hijo Predilecto de Llerena y Caballero Benefactor de Yuste y de Santa María de Guadalupe.
DELFÍN HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ
Otro de los galardonados con la Medalla de Extremadura este año, el médico rural Delfín Hernández Hernández, nació en 1932 en Cuacos de Yuste (Cáceres), ha desarrollado una "ingente" labor tanto en su comarca natal, La Vera, como en otras comarcas y ciudades extremeñas, fundamentalmente en el campo de la medicina, de la cultura y de la participación en obras de naturaleza social.
Ha sido decano de la Facultad de Medicina de Extremadura y secretario de la Asociación para el Desarrollo Integral de la Comarca de la Vera, y ha presidido los últimos trece años la Asociación Española de Enfermos contra el Cáncer (AECC) en la provincia de Cáceres.
En su faceta de escritor ha publicado diversos libros sobre distintos temas relacionados con su comarca natal. En su intervención, Teniente ha destacado de él "el compromiso con su tierra" y su actividad social que le han hecho merecedor del máximo galardón de Extremadura.
HERMANAS SERVIDORAS DE JESÚS
Respecto a las Hermanas Servidoras de Jesús en los enfermos pobres del Cottolengo del Padre Alegre cabe destacar que desarrollan su labor desde hace 60 años en la alquería de La Fragosa, en Nuñomoral, en la comarca cacereña de Las Hurdes.
Según la portavoz del GobEx se trata de "una eficiente y sacrificada labor social, caritativa y asistencial, al acoger a niños y adultos con enfermedades incurables, a personas abandonadas y afectadas por graves discapacidades de la comarca hurdana y, en general, de toda Extremadura".
Cabe recordar que esta Orden no admite subvenciones y desarrolla su labor exclusivamente a base de limosnas y abrió la primera guardería de Las Hurdes en 1969, además del Coto Apícola, que contribuyó a relanzar una práctica ganadera casi abandonada hasta entonces.
Por sus instalaciones han pasado unas 240 personas que han sido atendidas con una "labor generosa" que ahora quiere premiar la Comunidad Autónoma con la distinción de Medalla de Extremadura 2012.
Los galardones se entregarán en el transcurso del acto institucional que tendrá lugar en septiembre con motivo de la celebración del Día de Extremadura.