Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El parche 'Qutenza' (Astellas), igual de eficaz que el tratamiento estándar del dolor neuropático periférico

Un trabajo publicado en la revista 'European Journal of Pain' muestra que el uso del parche de capsaicina al 8 por ciento de Astellas Pharma, cuyo nombre comercial es 'Qutenza', resulta igual de eficaz para tratar el dolor neuropático periférico que el tratamiento estándar con pregabalina en cápsulas.
En concreto, los resultados muestran como este parche proporciona un alivio del dolor no inferior a pregabalina, además de un tiempo medio de alivio del dolor más corto, menores efectos secundarios sistémicos y mayor satisfacción ante el tratamiento.
El estudio 'Elevate' duró 8 semana e incluyó a 559 adultos con dolor neuropático periférico de moderado a severo, que recibieron aleatoriamente o bien un tratamiento único con el parche de capsaicina al 8 por ciento o la administración diaria de una dosis optimizada de pregabalina oral.
El trabajo cumplió su objetivo principal de no inferioridad para el alivio del dolor, definido por una reducción del 30 por ciento en la puntuación de la escala de valoración numérica media NPRS desde la valoración inicial hasta la Semana 8.
En concreto, el índice de respuesta del 30% fue de 55,7 por ciento en el grupo de pacientes tratados con 'Qutenza', en comparación con el 54,5 por ciento en el grupo que recibió pregabalina. Además, el tiempo medio para el alivio del dolor con el parche fue de 7,5 días, en comparación con los 36 días con pregabalina.
"Descubrimos que el tratamiento tópico con el parche de capsaicina al 8% no fue inferior al estándar actual de tratamiento del dolor neuropático. Esto significa que ya disponemos de otra opción terapéutica para pacientes con dolor neuropático periférico, especialmente aquellos que son muy sensibles a los efectos secundarios de medicación sistémica o para quienes no desean tener que ingerir pastillas todos los días", ha destacado Maija Haanpää, del departamento de Neurocirugía del Hospital Central Universitario de Helsinki (Finlandia).