Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Realizar un ecocardiograma antes de una competición deportiva contribuye a evitar la muerte súbita

La utilización del ecocardiograma en las revisiones preparticipativas (RPP) de deportistas de competición podría ayudar a prevenir la muerte súbita, según un estudio realizado por médicos españoles.
La investigación, publicada en la 'Revista Española de Cardiología', afirma además que facilitaría la detección de alteraciones cardiacas que habitualmente pasan inadvertidas en la revisión física y durante el electrocardiograma.
Realizado por profesionales del Hospital Clínic de Barcelona, Hospital Sant Joan de Déu, el servicio médico del Futbol Club Barcelona, el Consorci Sanitari de Terrassa - Centre d'Alt Rendiment y el Consell Català de l'Esport, ha contado con la participación de un total de 2.688 deportistas incluidos en un programa deportivo de competición del Consell Català de l'Esport y del Futbol Club Barcelona.
Estos deportistas practicaban mayoritariamente fútbol (el 26%), seguido de baloncesto (11%), balonmano (9%) y atletismo (7%). Cabe destacar que en el momento de realizar el estudio, 2.139 participaban en competiciones autonómicas, 357 lo hacían en nacionales y 192 en internacionales.
Tras la realización del ecocardiograma, se observaron alteraciones cardiovasculares en 203 deportistas, es decir, en un 7,3% de las personas a las que se examinó, siendo la alteración más frecuente la hipertrofia ventricular izquierda. A cuatro de estos deportistas se les indicó que dejaran de realizar actividad deportiva.
Además, en 152 casos se indicó a los deportistas realizar un seguimiento anual para controlar las anomalías encontradas, en 3 casos se indicó el tratamiento farmacológico y en 44 casos se consideró que el hallazgo encontrado era trivial y no se prescribió tratamiento específico para el deportista.
"Los resultados de este estudio demuestran que el uso de ecocardiogramas es útil, ya que completa la revisión y, en este caso, ha permitido diagnosticar a cuatro deportistas con riesgo de muerte súbita", afirma la coordinadora del grupo de trabajo de Cardiología Deportiva del Hospital Clínic de Barcelona, la doctora Marta Sitges.
El ecocardiograma permite observar una imagen en movimiento del corazón y aporta información sobre la forma, tamaño, función, fuerza del corazón, movimiento y grosor de sus paredes y el funcionamiento de sus válvulas. Además, puede aportar información de la circulación pulmonar y sus presiones, la porción inicial de la aorta y ver si existe líquido alrededor del corazón (derrame pericárdico).
Se trata de una técnica poco costosa e inocua para el paciente que permite detectar miocardiopatías, anomalías del origen de las arterias o afección de las válvulas y de la aorta, es decir, las principales causas por las que se puede llegar a desarrollar la muerte súbita.
UN 12% DE LAS MUERTES NATURALES SE PRODUCEN DE FORMA SÚBITA
"Es muy importante saber que la persona que va a realizar deporte tiene el corazón listo para ello, pero también es necesario poder actuar con rapidez en el caso de que suceda algún evento cardiovascular. El uso de desfibriladores semiautomáticos y la colocación de los mismos en pabellones deportivos y en lugares concurridos facilitaría esa actuación", ha explicado el doctor Josep Brugada, cardiólogo del Hospital Clínic de Barcelona.
Según la Federación Española de Medicina del Deporte, el 12% de las muertes naturales en la población general se producen de forma súbita y de éstas el 88% son de origen cardiaco. No existen registros oficiales sobre el número de muertes súbitas que se producen anualmente en el deporte. Aún así, se calcula que en España mueren entre 30 y 40 deportistas jóvenes al año.
La mayor parte de las muertes están originadas por problemas cardiovasculares y una tercera parte se debe a cardiopatías estructurales (hipertróficas, arritmogénicas del ventrículo derecho y anomalías coronarias congénitas).
"Sin duda, realizar deporte es bueno, lo malo es la espiral de intensidad en la que entran algunos deportistas sin conocer cuál es el estado de su corazón y si este está preparado para soportar tal esfuerzo", clarifica la doctora Sitges.