Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Recuerdan que el 95% de las úlceras por presión se pueden evitar

El 95 por ciento de las úlceras por presión se pueden evitar, según aseguran desde el Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento en Ulceras por Presión y Heridas Crónicas (Gneaupp), el cual ha lanzado un vídeo informativo sobre esta dolencia.
En concreto, y con motivo de la Escuela de Verano del grupo celebrada entre el 12 y el 15 de junio en Cuenca, los participantes de la misma grabaron este documento audiovisual mediante el cual se ofrece "un curso acelerado sobre un problema al que se enfrentan centenares de miles de pacientes diariamente en España.
La acción 'Prevenir es dar vida', de la campaña 'Stop a las úlceras por presión', pretende "hacer visible esta epidemia del siglo XXI que se oculta bajo las sábanas y que puede producir la muerte del paciente", y es que las llagas o escaras "son un problema de salud de primer orden".
Tal es así que, según el Grupo de Seguridad del Gneaupp, "más de 100.000 personas" se enfrentan a ellas cada día. De ahí la importancia de este vídeo, que es "una revisión dinámica y didáctica de buenas prácticas", indican.
A juicio de los miembros de este proyecto, para evitar las úlceras por presión es preciso "realizar cambios posturales evitando el arrastre, usar productos especiales para proteger la piel de la agresividad de la orina y las heces, emplear ácidos grasos hiperoxigenados en zonas de apoyo y cambiar el pañal cuando está mojado".
Además, es requerible "utilizar cojines, colchonetas y colchones especiales para el manejo de la presión y proteger las zonas de apoyo, así como una dieta completa y equilibrada, y mantener al enfermo bien hidratado", indican. Por último, sostienen que se debe "vigilar las zonas de apoyo, y tener la cama limpia, seca y sin arrugas".
Por contra, se desaconseja "el uso de flotadores o cojines tipo rosco, el masaje en zonas de apoyo, dejar humedad en pliegues de la piel, el uso de alcoholes, colonia o talco, y la elevación de la cama más de 30 grados".