Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los médicos de familia de la Región consideran una "traición" el nuevo organigrama de la Consejería de Sanidad

Smumfyc califica de desprecio inadmisible que en las gerencias de área la Atención Primaria quede relegada a una subdirección médica
Los 1.300 médicos que trabajan en el primer nivel asistencial de la sanidad en la Región de Murcia se sienten "traicionados" por los cambios en el organigrama de la Consejería de Sanidad que, según la Sociedad Murciana de Medicina de Familia y Comunitaria (Smumfyc), "echa por tierra el esfuerzo realizado por los profesionales de Atención Primaria para una mayor coordinación con los de Atención Hospitalaria".
La creación en 2005 de la primera gerencia de área en Yecla con el objetivo de mejorar la colaboración entre los dos niveles asistenciales para promocionar la salud y prevenir la enfermedad motivó que en 2010 se ampliara este modelo al resto de áreas de salud de la Comunidad Autónoma, completando así nueve áreas de gerencia única, explica la asociación en comunicado de prensa.
Así, se reconocía la importancia de la Atención Primaria, colocando a sus responsables en la misma categoría en un intento de resolver problemas históricos como la burocracia en las consultas, en parte inducida por los hospitales.
Sin embargo, la nueva estrategia de la Consejería, que mantiene para los responsables de Atención Primaria la categoría de subdirección, es "un desprecio inadmisible" para el colectivo de los médicos de familia, puesto que tiene importancia más que suficiente para mantener la categoría de dirección.
Juan de Dios González Caballero, presidente de Smumfyc, afirma que los cambios actuales en las gerencias de área denotan "una clara ausencia de estrategia por parte del Servicio Murciano de Salud (SMS) y una evidente carencia de objetivos para el futuro", sobre todo cuando el gerente del SMS ha mantenido que se produciría una discriminación positiva de la Atención Primaria, "cuando la realidad ha sido totalmente contraria".
POLÍTICOS "MÁS SERIOS"
El presidente de Smumfyc, institución científica que agrupa a más de 600 médicos de familia, entiende que los cambios en el staff de la Consejería no ayudarán a cumplir el objetivo principal de que el sistema sanitario público gire alrededor del paciente y sea tutelado por los profesionales de Atención Primaria.
"Lo que ocurrirá ahora con el nuevo modelo es que el sistema sanitario girará en torno al hospital, un error incomprensible justamente cuando lo que debemos evitar es que las personas enfermen realizando más hincapié en la promoción de la salud, cuestión que es innata a la Atención Primaria", recalcó.
La Sociedad Murciana de Medicina de Familia y Comunitaria exige al Servicio Murciano de Salud que dote a los equipos de Atención Primaria de la capacidad de decisión y organización, e insiste en que la coordinación del sistema sanitario público no puede dejarse en la buena voluntad de jefes de servicio y coordinadores de centro de salud, "sino que debe ser un objetivo prioritario de la política sanitaria".
"Nuestros políticos sanitarios deben ser más serios y dejarse los despropósitos para otros ámbitos de la vida", critica el doctor González Caballero, "pues eso está ocurriendo con la última convocatoria de oposiciones de médicos de familia de Atención Primaria, cuyo examen se realizó en diciembre de 2009 y a fecha de hoy no se ha publicado el listado definitivo de aprobados teniendo a más de 400 profesionales pendientes".
La institución médica sugiere al Servicio Murciano de Salud que tome ejemplo de la Consejería de Educación, que hasta hace poco convocaba oposiciones para 150 plazas y las resolvía en dos meses, puesto con las últimas actuaciones de la administración sanitaria a los médicos de familia les queda la sensación de tener "más de los mismo, como siempre".