Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Registran al menos cuatro réplicas después de un sismo de 5,7 grados en Honduras

Un hondureño saca sus pertenecias de una casa del barrio El Perú de Puerto Cortes, norte de Honduras, afectada por el terremoto de 7,1 grados en la escala Richter que sacudió a Honduras el pasado 28 de mayo. EFE/Archivotelecinco.es
Las autoridades de Honduras registraron entre anoche y hoy al menos cuatro réplicas de entre 4,7 y 5,5 grados en la escala de Richter, después del sismo de 5,7 grados que causó alarma en el Caribe y otras regiones del país.
Los sismos tuvieron su epicentro en el mar Caribe, al noroeste del territorio hondureño, y hasta ahora no se han reportado víctimas ni daños materiales, según fuentes de la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO), del Cuerpo de Bomberos y otras autoridades.
El subjefe de operaciones de la COPECO, Dimas Alonso, dijo a la radio HRN de Tegucigalpa que anoche hubo "una actividad sísmica sumamente intensa en el Caribe de Honduras" y precisó que algunos movimientos telúricos se produjeron cerca de Guatemala y Belice.
El sismo más fuerte, de 5,7 grados Richter, se produjo anoche a las 23.13 hora local (5.13 GMT de hoy), se localizó a unos 10 kilómetros de profundidad, a más de un centenar de kilómetros al noroeste de La Ceiba y a 205 al norte de Tegucigalpa, según datos preliminares.
Alonso detalló que el temblor se sintió en varias zonas de la costa caribeña, norte, oeste y centro del país, incluida la capital hondureña, y causó mucha alarma entre la población.
Posteriormente "ha habido otras réplicas muy fuertes", aunque algunas no fueron sentidas por la población: una de 5,5 grados, dos de 4,7 y una de 4,9 grados Richter.
La COPECO aún no ha emitido un reporte oficial sobre los sismos.
La actividad sísmica ha aumentado en Honduras después del terremoto de 7,1 grados en la escala de Richter que sacudió el país el 28 de mayo pasado, con epicentro en el Caribe, y que causó siete muertos y severos daños materiales.
Los temblores registrados en las últimas semanas son réplicas de ese terremoto y otros son producidos por fallas locales que se activaron por la fuerza de ese sismo, según autoridades de la COPECO y expertos de la estatal Universidad Nacional Autónoma de Honduras.
Un lugar muy afectado es la aldea El Juncal, cercana a la ciudad norteña de Olanchito, donde varios temblores causados por una falla local han destruido o dañado parcialmente muchas casas, lo que ha obligado a numerosos habitantes a abandonar el poblado.