Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Relato de un marinero gallego secuestrado en Somalia en 2002

Es el relato de Miguel Vieira. Faenaba en un atunero a 200 millas de la costa de Somalia cuando su barco fue abordado por piratas. La mayoría de los secuestradores eran somalíes, pero los jefes de la banda eran de nacionalidad británica.
 
Uno de los cabecillas hacía de poli bueno y el otro de malo. El poli bueno era escocés. A los marineros les extrañó que un británico se dedicara a asaltar pesqueros. Él les contó que era mercenario. Había sido militar en el ejército británico y estaba en Somalia porque tenía un contrato con el futuro gobierno de Puntlandia, una de las zonas del país, para adiestrar a su marina. Y mientras, allí estaba, asaltando barcos. A Miguel le tranquilizó que el jefe de la banda fuera europeo.