Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rescatan el cadáver de un niño que desapareció durante un aguacero en Managua

Los cuerpos de socorro rescataron hoy el cadáver del niño Júnior José Poveda Ortiz, de cinco años, quien el viernes fue arrastrado por las corrientes que produjo un aguacero que también causó algunos daños en Managua, informaron fuentes de la Defensa Civil de Nicaragua.
El cadáver del menor fue encontrado cerca de la costa del Lago de Managua, al norte de la capital nicaragüense, tras varias horas de búsqueda por parte de sus familiares y el Cuerpo de Bomberos.
En el mismo sector, según la prensa local, fue encontrado el cadáver de un adulto, no identificado, de quien no se ha confirmado si también murió ahogado durante el aguacero del viernes.
Las autoridades sí confirmaron que, en medio de la torrencial lluvia, un taxista, cuyo nombre no precisaron, murió de un ataque al corazón cuando conducía su vehículo por una calle de Managua.
Juana Ortiz Salgado, madre del niño, declaró a periodistas que el menor desapareció el viernes en la noche, cuando un vecino suyo le ayudaba a salvar a la mujer a sus tres hijos de las corrientes en un barrio de Managua.
Ortiz Salgado afirmó que el vecino sólo pudo salvar a dos de sus hijos y no a Júnior José, quien fue arrastrado por las corrientes.
El viernes, en casi tres horas cayeron sobre Managua 174,1 milímetros de agua, mientras que el promedio de lluvia mensual es de 159 milímetros, según reportes oficiales, lo que originó riadas que arrastraron la basura que había en los cauces, lo que a su vez provocó el colapso del sistema de alcantarillado sanitario.
Fuentes de la Defensa Civil informaron de que las lluvias causaron inundaciones en algunos barrios de Managua, donde 442 familias resultaron afectadas, más de 200 metros de calles dañadas, 180 metros lineales de muros derrumbados y una vivienda destruida.
El aguacero del viernes lo causó el desplazamiento sobre el territorio nacional de la primera onda tropical de la actual temporada de lluvias, a pesar de tratarse de un fenómeno natural calificado por expertos como "débil".
Pese a todo, el viernes las lluvias no fueron parejas en todo el país, ya que en la mayoría del territorio nacional no se registraron precipitaciones pluviales.
Está previsto, según pronósticos del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), que la temporada de lluvias se instalará en todo el país la próxima semana.