Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rescatan a un perro encerrado durante años en un cuarto oscuro y sin ventilación

denuncia
una vecina, que no soportaba el hedor
La policía dijo que tendrían que sacrificarlo porque estaba en muy mal estado, pero los veterinarios se llevaron una gran sorpresa cuando comenzaron a retirar esta costra y vieron que el perro podía andar.

La asociación Uproeda ha explicado que Raitán, como ha sido bautizado, pertenecía a una persona con problemas de alcoholismo que lo tuvo malviviendo en una azotea desde cachorro. Tras dos intentos de escapara, el animal quedó "solo, en el suelo de un cuarto maloliente y oscuro, helado en invierto y abrasador en verano, incomunicado, sin volver a ver la luz ni tener contacto con nadie".
Durante el tiempo que permaneció encerrado, una enorme costra de pelo y suciedad terminó por cubrir por completo al animal. Los veterinarios pensaron que se había quedado paralítico y la gran maraña de pelo que lo cubría que no dejaba ver sus patas y le imposibilitaba andar, debido a la dejación de cuidados y atenciones por parte de su dueño.
"Una sociedad que se llama a sí misma civilizada no debe permitir este tipo de aberraciones; el silencio es la voz de la complicidad y siempre favorece al maltratador, nunca a la víctima", ha sentenciado Uprodea.
Ahora Raitán comienza a relacionarse con los demás perros que acoge Vanesa Martín, miembro de Uproeda, y a experimentar poco a poco la libertad. "Es un perro tímido, que no se acerca, que no muestra alegría al ver a las personas, tiene mucho miedo", explica Vanesa. Mientras se recupera, comienzan a llegar peticiones de adopción de toda Europa.