Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rescatan a un senderista británico de 80 años agotado y con síntomas de hipotermia en Arredondas (Cantabria)

Agentes del GREIM le portearon en camilla por la nieve, tras facilitarle prendas de abrigo y bebidas calientes
Miembros del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM) de la Guardia Civil de Potes han rescatado esta noche a un senderista británico de 80 años que se encontraba agotado y con síntomas de hipotermia cuando hacía con su esposa una ruta en el entorno de las Arredondas-Camaleño, considerada de media montaña, pero que está actualmente nevada y precisa un nivel físico aceptable.
Los efectivos de la Benemérita auxiliaron, en compañía de un vecino de la localidad de Brez-Camaleño, a la víctima, que posiblemente no pudo continuar la ruta circular por la dificultad que presenta ahora por la nieve.
Los agentes le encontraron tumbado sobre la nieve, en un estado "extremo" de agotamiento y con evidentes signos de hipotermia. El hombre fue evacuado en una camilla que portearon los componentes del GREIM por caminos nevados, durante unos 30 minutos, hasta la localidad de Brez, donde esperaba una ambulancia que le trasladó al centro médico de Potes donde fue asistido.
Según ha informado hoy la Guardia Civil, el matrimonio británico estaba alojado en la zona de Potes y en la tarde de ayer partió a realizar la ruta de las Arredondas, que si bien en verano no necesita una preparación física importante, actualmente se encuentra con tramos nevados en los que se hunden las piernas, así como con pequeños aludes caídos. Esto hace que precise en la actualidad un nivel físico "aceptable".
En un determinado momento, el octogenario se vio imposibilitado para seguir la ruta por el estado de agotamiento que presentaba e hipotermia. La esposa, que no llevaba teléfono, decidió continuar hasta llegar a la población más cercana, Brez, para pedir ayuda.
Un vecino de este pueblo se ofreció a auxiliar al hombre e intentó acceder al lugar con su vehículo. Pero llegó a un punto desde el que no pudo continuar por la cantidad de nieve existente, así que continuó a pie hasta llegar al senderista, que ya estaba tumbado en la nieve y en mal estado.
Al no poder socorrerle él solo, el vecino de Brez regresó al pueblo para llamar al 112, que derivó el aviso a la Central Operativa de Servicios de la Guardia Civil y que a su vez activó al GREIM poco antes de las 22 horas de la noche.
Así, varios componentes de esta unidad salieron a socorrer al senderista y en Brez recogieron al hombre que realizó el aviso para llegar con él lo más rápidamente al lugar del rescate.
Una vez allí, se encontraron en "muy malas condiciones" al octogenario británico, con evidentes síntomas de agotamiento e hipotermia. En primer lugar, le aislaron del suelo y a continuación le facilitaron prendas de abrigo y bebida caliente.
Después, le colocaron en una camilla que portearon los efectivos del GREIM por la nieve durante una media hora, hasta el vehículo oficial con el que le evacuaron a Brez y donde esperaba una ambulancia. El senderista británico fue trasladado y asistido en el centro médico de Potes.