Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey Simeón de Bulgaria en peligro de embargo por su propio gobierno

El Rey Simeón de Bulgaria en peligro de embargo por su propio gobiernotelecinco.es
El rey Simeón de Bulgaria está bajo amenaza por el embargo de sus propiedades. El gobierno de Bulgaria lucha por quedarse con aquellos bienes terrenales que pertenecen a la realeza. Entre las posesiones a incautar, figurarían varios palacios y residencias que podrían ser comercializadas.
Según El Mundo, se trataría de una especie de venganza política, dicho por una persona anónima muy cercana a la familia real búlgara. Para ganar esta lucha, tanto el rey Simeón como su hermana María Luisa se han visto obligados a vender una casa de descanso que poseen en Banya, situada en el conocido como valle de Las Rosas, por dos millones y medio de euros. Una villa que fue construida por su padre, el zar Boris III. El objetivo de esta venta es el de hacer frente a los gastos para poder ganar el caso contra el gobierno y el parlamento.
EL CASO DE EXPROPIACIÓN, A ESTRASBURGO
Como el derecho de libre disposición de la propiedad privada es un derecho fundamental, el caso se está estudiando desde hace ya cuatro años en Bruselas. El Tribunal de Estrasburgo, supondría para la familia real un alivio que permitiera ganar el caso, refugiándose en los derechos humanos. Sin embargo, a pesar de poner todas sus esperanzas en la resolución de Bruselas, el gobierno búlgaro gana el pulso por el momento, ya que han decretado una moratoria que hace comprobar una a una si los palacios y casas restantes fueron entregadas de forma legal, algo que se cuestiona tanto el gobierno búlgaro como el parlamento.
Ya se le han expropiado varias propiedades, y están a la espera de que este recurso acabe beneficiando al rey Simeón, muy querido por su pueblo.