Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unas 500 personas reciben a los Reyes, los Príncipes, sus hijas y a la Infanta Elena entre aplausos en Palma

Unas 500 personas han recibido entre aplausos, alabanzas y gritos de "¡viva el Rey!" a los Reyes de España, Don Juan Carlos de Borbón y Doña Sofía, los Príncipes, sus hijas y la Infanta Elena, que han acudido a la Misa del Domingo de Pascua de Resurrección en la Catedral de Mallorca.
El Rey, que ha vuelto a acudir a este evento después de que el año pasado no pudiera asistir pues se estaba recuperando de una lesión en la columna, ha sido aplaudido a su llegada junto al resto de la comitiva que ha llegado sobre las 12.00 horas a las puertas de la Seu.
Mientras algunos de los asistentes clamaban "viva el Rey", cántico respondido por otros al grito de "viva", la Familia Real ha sido atendida por el presidente del Govern balear, José Ramón Bauzá y la presidenta del Consell de Mallorca, Maria Salom, a la entrada de la Catedral.
Para garantizar la seguridad de este acto, el Cuerpo de Policía Nacional, coordinada con la Policía Local, han desarrollado un dispositivo de seguridad que comprendía un amplio perímetro desde la Plaza del Ayuntamiento y la Plaza de la Reina hasta la Catedral.
En el posado real, se han colocado de izquierda a derecha, la Princesa Doña Letizia, el Príncipe Don Felipe, la Reina, el Rey y la Infanta Elena. En el centro, en primer plano se encontraban las hijas de los príncipes, las infantas Sofía y Leonor.
La Reina vestía un traje en tonos lila, mientras que, tanto la Princesa como Doña Elena portaban un traje chaqueta, la primera con un pantalón pitillo negro y con una americana verde pálido la segunda. Por su parte, la infanta Sofía llevaba un vestido de distintos colores y flores y su hermana Leonor, rosa palo, también con motivos florales.
Al salir del oficio, que se ha prolongado durante una hora, los miembros de la Realeza se han saludado al casi medio centenar de periodistas y fotógrafos y cámaras que se han reunido para cubrir el evento, así como a los muchos asistentes que permanecían a la espera.
En esta ocasión, se han escuchado gritos de alabanza hacia el Rey, la Reina, el Príncipe y la Princesa de Asturias. Don Felipe y Doña Letizia han dirigido a sus dos hijas al vehículo familiar que ha sido conducido por el heredero del Rey. Don Juan Carlos, la Reina y la Infanta se han introducido en otro coche y todos los miembros de la Casa Real han proferido saludos con las ventanillas bajadas a los ahí presentes.
LA REINA, EN MALLORCA DESDE EL DOMINGO
Cabe destacar que Doña Sofía se encuentra en la isla desde el domingo pasado y el lunes presidió, como también es tradición, el concierto benéfico en favor de la asociación de atención a drogodependientes Proyecto Hombre Baleares, en el que estuvo acompañada por su hermana Irene.
El año pasado, Don Juan Carlos no acompañó a su familia a la Misa de Pascua debido a que se recuperaba de una operación de columna. Sí estuvieron en cambio la Reina, los Príncipes de Asturias y sus hijas y la Infanta Elena.
La Infanta Cristina, que sí acudió a la Misa de Pascua en Palma en 2011, es baja en este acto desde 2012, mientras que su marido no participa en esta ceremonia desde la Semana Santa de 2005.
El año pasado no fue el primero en el que faltó el jefe del Estado. En 2011 Don Juan Carlos se quedó en Zarzuela preparando una visita del emir de Qatar a España.