Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El historiador Ricardo García afirma que la "modernidad" del Papa cambiará posiciones "fosilizadas" de la Iglesia

Afirma que la capacidad "de seducción" de Santa Teresa de Jesús explica su santificación "sólo 40 años después de su muerte"
El catedrático de Historia Moderna de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) Ricardo García Cárcel se muestra "optimista" con la labor que está desempeñando el Papa Francisco como Pontífice de la Iglesia Católica y afirma que su "modernidad" podrá cambiar aspectos del catolicismo porque supone "un giro en algunas posiciones, posiblemente fosilizadas, de la Iglesia".
"Esta inyección de modernidad que representa el Papa Francisco creo que le vendrá muy positivamente a la Iglesia", ha asegurado García Cárcel, que ha estado recientemente en el Archivo Secreto de la Santa Sede documentándose sobre la vida y obra de Santa Teresa de Jesús para escribir una biografía sobre la religiosa española que se publicará en 2015, con motivo del quinto aniversario del nacimiento de la Santa.
En una entrevista concedida a Europa Press con motivo de su presencia en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), García Cárcel ha afirmado que Teresa de Jesús fue proclamada Santa "sólo 40 años después de su muerte" por su "capacidad extraordinaria de construir relaciones".
Así, ha calificado de "excepcional" el poder de "seducción, desde con el Rey Felipe II hasta con el último confesor o la última monja", de Santa Teresa. "Eso llama la atención y explica que 40 años después de su muerte llegue a los altares en auténtico loor de multitudes", ha señalado García Cárcel, que ha destacado que Santa Teresa tenía un poder de "auténtico funambulismo, de ir sobre un cable y sobrevivir en una coyuntura histórica enormemente difícil que no tienen las demás mujeres y monjas de la época".
De hecho, ha afirmado que el calificativo de "funambulista" "sólo se lo aplica" a Santa Teresa de Jesús y no al Papa Francisco, a pesar de la capacidad del Pontífice de establecer relaciones entre posiciones diferentes, como en relación a otras creencias o ideologías distintas al catolicismo.
El historiador ha insistido en cómo la religiosa española se relacionaba "a nivel de familia, con la nobleza o con los poderes políticos de la época" en lo que ha bautizado como 'Red Teresa'.
Porque, a su juicio, la Santa española tenía un "equilibrio extraordinario entre lo sentimental y lo racional en comparación con otras mujeres y monjas de la época". "Es una mujer que sabe armonizar contrarios maravillosamente, superar las diferencias entre posiciones distintas dentro y fuera de la propia iglesia", ha remarcado.
García Cárcel, que ha reconocido que Santa Teresa de Jesús es una persona que le "fascina", ha explicado que su objetivo con esta biografía es "plantear una reflexión sobra la construcción de la santidad" porque lo que le parece "más apasionante del fenómeno Teresa" es "cómo esta mujer llegó a santa en un contexto político muy difícil y después de haber estado a punto de ser procesada por la Inquisición".
"Tuvo muchos problemas dentro de su propia orden y, sin embargo, 40 años después de su muerte, con una rapidez inusitada, que no es comparable a ninguno de los santos que canonizan en su época, llega a los altares en 1622" después de haber sido proclamada "beata" en 1614, ha recordado.
COMPORTAMIENTOS "APARENTEMENTE HOMOLOGABLES"
Sobre la vida y obra de Santa Teresa de Jesús, ha asegurado que "tuvo comportamientos aparentemente homologables a los de muchas monjas de la época". De esta forma, ha precisado que sus planteamientos místicos eran "muy parecidos" a los de otras monjas de su época, pero mientras que ella fue santificada ,"tantas y tantas mujeres se quedaron por el camino".
Para sus investigaciones ha viajado en dos ocasiones al Archivo Secreto de El Vaticano, y próximamente tiene pensado ir de nuevo, porque allí está la documentación de la Congregación de Ritos, que gestiona desde finales del siglo XVI todos los temas relativos a procesos de beatificación y canonización.
García Cárcel, galardonado en 2013 con el Premio Nacional de Historia por su obra 'La herencia del pasado', ha señalado que en sus viajes a la Santa Sede está realizando un análisis comparativo entre las figuras de Santa Teresa de Jesús e Hipólita de Jesús, una monja de una generación inmediatamente posterior y cuyo proceso de beatificación se paró.