Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rita Barberá, abucheada tras rechazar el "desprecio" a Camps al no ser invitado

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha acusado al Gobierno central de "patrimonializar" este encuentro, en el que "incluso se ha oído algún mitin" socialista.

"Tendremos que tomar algún tipo de decisión para pensar la presencia de las autoridades de la Comunitat en este acontecimiento por el desprecio que se ha hecho hacia el máximo representante de todos los valencianos", ha avanzado.

Según Barberá, esta situación supone "un nuevo agravio" del Gobierno hacia Valencia, ya que "han sido muchas las veces que se ha dado de lado protocolariamente al president".

"Si es verdad que -la razón por la que no se le ha invitado- es porque es varón, entonces no sé qué hace aquí mañana el presidente del Gobierno", ha dicho en alusión a la intervención de Jose Luis Rodríguez Zapatero en la clausura de este acto.

La crisis no es una coartada

La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega ha subrayado que la voz de las mujeres "tiene que oirse más alto que nunca" y ha considerado que, quién mejor que las mujeres africanas, para alzarla porque "siempre se mantienen en primera línea".
Ha reconocido que en estos momentos "difíciles", la crisis no se puede convertir "en una nueva máscara del privilegio" ni en "una coartada para frenar nuestro avance, para retroceder en nuestros derechos".
En este sentido, la vicepresidenta ha recalcado que la igualdad no es sólo una cuestión de justicia, porque es "una certeza" de progreso económico y social.
Ha apostado por seguir avanzando no a pesar de la crisis sino salir "más y mejor de ella" y "para dejarla de una ver por todas y definitivamente atrás".
Por su parte la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha considerado que la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 es un "proyecto inacabado" porque las injusticias "no desaparecen".
La ministra ha opinado que la violencia contra las mujeres está arraigada en las culturas y en las sociedades, lo que supone la muestra "más brutal" y "evidente" de la desigualdad.
Los desafíos de la mujer
La presidenta de Finlandia, Tarja Halonen, ha reconocido la labor de España en la lucha contra la violencia machista y ha recalcado que la situación posterior a un conflicto bélico, es especialmente difícil para la mujer, quien, además, en ocasiones es apartada de los procesos de paz.
La presidenta de Liberia, Ellen Johnson-Sirleaf, ha deseado que reuniones como estas no tuvieran lugar puesto que eso significaría que la igualdad sería una realidad.
La Vicesecretaria General de la ONU, Asha Rose Migiro, ha indicado que la igualdad ha avanzado en estos últimos quince años y ha ofrecido varios datos como el que refleja que el numero de parlamentarias ha crecido un 8 por ciento hasta alcanzar una media global del 18,4 por ciento.
No obstante, ha constado que las mujeres "siguen cargando con parte desproporcionada de trabajo y sigue sin medirse adecuadamente su contribución económica". A pesar de los progresos en atención sanitaria, aún "hay mucho por hacer" ya que, por ejemplo, más de cinco millones de mujeres mueren durante el embarazo.   LA