Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Romero y vitamina E, un escudo para los síntomas de la menopausia

Tiene feo hasta el nombre: menopausia. Pero existe, y todas las mujeres entre los 40 y los 58 años llegamos a ella. Los cambios hormonales, con la caída de estrógenos y reducción de folículos en los ovarios, suponen cambios físicos y psicológicos que cada mujer experimenta de manera diferente. Hay muchas afortunadas que pasan por esta etapa biológica sin que su organismo ni su mente se resienta. Pero, para otras muchas tienen que vérselas con sofocos, palpitaciones, dolores de cabeza, obesidad (sobre todo localizada en cintura y abdomen), alteraciones de la líbido, depresión….

Llevar una dieta saludable, con reducción de grasas, y practicar ejercicio físico (sirve andar al menos 30 minutos al día) ayudan a afrontar los síntomas. También visitar regularmente al ginecólogo para que prescriba, si es el caso, el tratamiento farmacológico preciso (Terapia Hormonal Sustitutiva, si el beneficio es mayor que el riesgo) y haga un seguimiento de cualquier síntoma que aparezca. Parece obvio, pero no siempre se cumple. Y no nos olvidamos de que el tabaco no es amigo de los cambios hormonales. Mejor dejarlo. 
Desinflados los efectos beneficiosos de la soja en la menopausia, conocemos el potencial de plantas como el romero o vitaminas como la E. El Instituto de investigación del Hospital la Paz (IdiPAZ) y la Universidad Autónoma, ambos de Madrid, han desarrollado y patentado un complemento alimenticio, Menoyn, que ha demostrado aprovechar la unión de extracto de romero y vitamina E para obtener efectos antiinflamatorios y antioxidantes, precisamente los procesos que están presentes en la menopausia. 
Según uno de los investigadores de La Paz, Carlota Lago, se ha demostrado a corto plazo su efecto a síntomas como frente a sofocos, debilidad, depresión, y mejora a largo plazo, los síntomas asociados a enfermedad cardiovascular y osteoporosis. Son efectos preventivos y paliativos. 
El compuesto nutricional no requiere receta y su precio es de 36 euros, el tratamiento para un mes. El hospital la Paz y la Universidad autónoma tienen la patente y un margen en la comercialización del compuesto. Los beneficios irán destinados a nuevos proyectos de investigación en salud.