Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Imágenes nunca vistas de los padres de Asunta en la finca de Teo

Entramos en la casa de Teo. Es el tercer registro y el juez José Antonio Vázquez Taín guía al cámara de la guardia civil.....La cámara se cruza con  Rosario Porto y en el piso de arriba Alfonso Basterra sale de una de las habitaciones.  Pero no esa estancia la que reclama la atención del juez.  Es esta otra donde vemos al guardia enseñar la papelera en la que se encontraron los pañuelos húmedos con ADN de Asunta y donde están estos guantes que el juez no ordenó recoger en el primer registro, pero ese día sí.

Alfonso pensativo espera en el hall y Rosario con los brazos cruzados intenta evitar el paso de la cámara. El juez pidió un reportaje en vídeo, una reconstrucción, y otro registro. Así hallaron un trozo de cuerda que habían pasado por alto en los anteriores registros. Esta cuerda naranja que resultó ser la misma que habían empleado para maniatar a Asunta. Alfonso Basterra ya está preocupado y espera sentado en la escalera. No habla con nadie, ni con su abogada.

En uno de los baños encuentran aceite de palma , el mismo que tenía la niña en la cara según la autopsia.  Todos los datos sirven para demostrar que este es el escenario del crimen. En la habitación comprueban que no hay funda en la almohada, la que pudieron usar para asfixiarla. Todo es grabado hasta la bodega bar de la vivienda. Mientras Rosario comenta con su abogado  e incluso con vehemencia  con los guardias que investigan el asesinato de su hija y que habían detenido a  los dos padres como culpables.  Ese día fuera de la casa no pudimos ver a Alfonso Basterra, Llovió a cantaros y solo Rosario hablaba y hablaba en el porche con los agentes.