Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rouco Varela, doctor Honoris Causa por la UCAM, alerta del progreso del "relativismo ético"

Afirma que su "éxito político" se puede constatar en las legislaciones sobre el derecho de la persona a la vida y sobre el matrimonio
El cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo emérito de Madrid, ha alertado este lunes sobre el "progreso del relativismo ético, asentado sobre el principio de la autonomía total de la conciencia individual", que cuenta "con el apoyo intelectual de la ideología de género llevada hasta el extremo de una concepción del ser humano que lo materializa, lo reduce a un conjunto celular manipulable y, consiguientemente, lo despersonaliza de raíz".
Varela ha hecho estas declaraciones durante su discurso de investidura como doctor Honoris Causa por la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), con motivo de la celebración de la Festividad de San Antonio de Padua, patrón de la institución docente, en un acto en el que ha estado acompañado por el presidente de la Universidad, José Luis Mendoza, y por la consejera de Educación y Universidades, María Isabel Sánchez-Mora.
Durante su intervención, el arzobispo emérito de Madrid ha lamentado que la antropología que "cosifica" al hombre, que "deja de ser un 'quien' para pasar a ser una cosa, como denunciaba Julián Marías en la década de los ochenta del pasado siglo, está llegando a su cénit en sectores amplios y variados de las ciencias empíricas del hombre y del propio pensamiento filosófico".
La filosofía postmoderna, en su opinión, es "metafísicamente agnóstica y escéptica de cara a cualquier diálogo con la fe", de forma que "no ha perdido influencia ni mediática ni universitaria". A su juicio, "no hay duda: en la coyuntura multicultural que caracteriza el momento histórico que estamos viviendo, son muchas y poderosas las fuerzas que están jugando a favor del relativismo ético".
Su "éxito político", por ejemplo, se puede constatar según Varela en "las nuevas legislaciones sobre el derecho de la persona a la vida y su inviolavilidad desde sus inicios en el embrión humano, en todas sus formas de desarrollo, incluidas sus situaciones más dolorosas y dramáticas, hasta su final natural". En su opinión, se trata de un derecho que "se niega o se recorta drásticamente".
Lo mismo ocurre, añade, con la legislación sobre el matrimonio y la familia, ya que "se desdibujan en sus rasgos constituyentes hasta el límite de la desfiguración de su tipificación institucional". Y es que su difusión mediática en la red y también en los medios tradicionales de comunicación social "consolidan su éxito político-cultural y, consecuentemente, su éxito jurídico".
Por otro lado, ha destacado que la crisis económica mundial desatada en el verano de 2008 "no vino sino a agravar la situación de los derechos humanos en todas las áreas geopolíticas del mundo", y cree que "lo mismo sucede con el empeoramiento impresionante del problema de los refugiados desde el pasado verano de 2015".
A este respecto, se ha preguntado si tenía razón el cardenal Joseph Ratzinger cuando, en la víspera de su elección como Benedicto XVI, utilizó la expresión de "dictadura del relativismo".
Para Varela, los "signos de los tiempos" piden "por el bien del hombre y de la sociedad" que se aclare y se resuelva "en consonancia con su verdad, que es "la verdad del hombre, que es inseparable de la verdad de Dios". Varela ha estado acompañado por el arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares, y por el obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes.
Ha recordado que el Papa Francisco, por su parte, ha ofrecido en sus cuatro grandes documentos magisteriales "sugerencias y enseñanzas muy valiosas para acertar con el camino de las ideas y de las experiencias de vida que posibiliten y faciliten a los hombres de buena voluntad fundamentar pre-políticamente el Estado democrático de derecho sobre los valores de una verdadera humanidad justa y solidaria".
"HONRA Y ALEGRÍA" POR ESTE RECONOCIMIENTO
En este sentido, Varela ha mostrado su "honra" por el reconocimiento como doctor Honoris Causa y su "alegría" por ver que una universidad que tiene solo 20 años de historia "ha crecido tanto en términos cuantitativos y cualitativos", en cuanto a las áreas del saber de las que se ocupa la Universidad "han sido cada vez mayores".
Asimismo, ha remarcado que la UCAM tiene una virtud "universitaria" que hay que subrayar como "síntesis de todos los saberes y sus aplicaciones a la luz de una visión del hombre que comienza en el hombre que se ve y termina en el hombre que no se ve".
Se trata, por tanto, de una universidad que "conecta con la mejor tradición de la institución", porque "la universidad nace como una institución que tiene como tarea alcanzar el conocimiento de la verdad".
"La UCAM tiene ese objetivo último de vivir toda la experiencia científica de la época del comienzo del siglo XXI, tercer milenio, no perdiendo de vista que lo que es más importante a la hora de la historia del conocimiento", según Varela, quien ha advertido que "o la universidad vuelve a encontrar un criterio unificador de saberes y experiencias del hombre o se perderá".
Por su parte, Mendoza ha celebrado este día de festividad "tan importante para la UCAM", que cumple así 19 años celebrando San Antonio de Padua y 20 años de existencia de la propia Universidad el próximo mes de noviembre.
Los retos, ha explicado, son "mejorar la calidad académica, la investigación, dar inicio a las nuevas titulaciones y fomentar el deporte". Ha recordado que la UCAM cuenta con 45 olímpicos que van a ir a Río de Janeiro, lo que es un "hecho insólito en ninguna universidad del mundo y un bien para Murcia".
Sánchez-Mora también se ha sumado a la felicitación a la UCAM y ha querido estar presente "acompañando en un acto tan importante", felicitando a todas las personas galardonadas, "muy especialmente" a monseñor Rouco Varela. Y un doctorado Honoris Causa, según ha indicado, "siempre es motivo de alegría para una universidad, y más cuando es una persona tan prestigiosa".