Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rouco dibuja un panorama desolador para los valores familiares de los cristianos

El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ha dibujado un panorama desolador para los valores familiares cristianos, debido a la aceptación social de los "diversos modelos de familia" distintos al "verdadero matrimonio entre el varón y la mujer", el divorcio o el aborto.
En su homilía en la fiesta de la Sagrada Familia, que se ha celebrado con una Misa al aire libre en la Plaza de Lima de Madrid, Rouco ha saludado a los cardenales, arzobispos y obispos llegados de otras diócesis, así como de Roma y de otros países europeos, a los sacerdotes y a las familias presentes.
Rouco ha asegurado que el modelo de la familia cristiana es el que responde fielmente a la voluntad de Dios y el que garantiza "el bien fundamental e insustituible" de la familia para sus propios miembros, la sociedad y la Iglesia, y la esperanza para el futuro.
Ha recordado la homilía del Papa anterior, Juan Pablo II, en 1982 en una Eucaristía también en la Plaza de Lima, y su rechazo a la anticoncepción y a la "gravísima violación del orden moral" cuando no se respeta la vida de los ya concebidos.
Atendiendo a la llamada de Rouco, dirigida a las familias españolas y europeas, han acudido a la cita seis cardenales y ocho obispos de Francia, Alemania, Holanda, Italia, Polonia, Austria y Portugal, además de 39 prelados españoles, junto con el nuevo nuncio Renzo Fratini.
La Castellana, cerrada
El acto se celebra en la madrileña Plaza de Lima a partir de las diez de la mañana. Sin embargo, cerca de 5.000 voluntarios han estado trabajando desde las seis y media para instalar el escenario y las más 1.500 vallas que marcan los accesos y el espacio para el público entre el Paseo de la Castellana y la calle de Concha Espina.
El escenario, que tiene 2,40 metros de altura, 52 metros de largo y doce de ancho, esta presidido por una cruz de 20 metros de altura y en él se ha colocado como novedad este año, un Belén de tamaño natural escoltado por niños.
Aunque según los organizadores el Ayuntamiento de Madrid está poniendo "todas las facilidades" y tanto el Palacio de Congresos como la empresa de seguridad que trabaja en él han ofrecido sus servicios "como contribución voluntaria a la Iglesia", debido al alto coste que tiene la organización de un evento de estas características el arzobispado ha contratado un servicio de mensajes SMS para realizar donaciones: se trata de enviar 'FAMI' al 25323.