Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubalcaba dice que la acusación de la embajadora de Bolivia "no es de recibo"

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dicho hoy que "no son de recibo" las palabras de la embajadora de Bolivia, Carmen Almendras, en las que acusó a la Policía de haber "allanado domicilios" de inmigrantes de su país, y ha añadido que concertará una reunión con ella.
Rubalcaba, que participa hoy en varios actos electorales en Galicia, ha desmentido que en España "se allanen las viviendas de inmigrantes ilegales" para detenerlos, tal y como denunció ayer Almendras.
El ministro ha insistido en que en España se aplica la Ley de Extranjería "respetando el Estado de Derecho y los derechos humanos", y ha añadido que "es un país en el que hace mucho tiempo que se abandonaron cierta clase de prácticas, como el allanamiento de morada".
Debido a las palabras de la embajadora, Rubalcaba ha anunciado que el Ministerio va a concertar una reunión con la Embajada de Bolivia en España para tratar este asunto, porque las declaraciones de Almendras "no son de recibo".
"Mantenemos relaciones cotidianas con las embajadas de los países que cuentan con tráfico de inmigración ilegal en España, saben cuál es nuestra política y que velamos por el cumplimiento de las reglas escrupulosamente", ha insistido.
Ayer la embajadora boliviana denunció el incremento de las denuncias y quejas registradas en los consulados españoles por las condiciones en las que se llevan a cabo los controles policiales y las detenciones de ciudadanos de su país, y aseguró que algunas, incluso, se produjeron "allanando domicilios".
Carmen Almendras aseguró que ese aumento de denuncias coincide con la reciente difusión de un documento en el que se recogen los apuntes tomados por uno de los asistentes a una reunión policial que tuvo lugar en la Jefatura Superior de Policía el pasado mes de noviembre en la que supuestamente se fija un cupo mínimo de arrestos de inmigrantes sin papeles.