Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

SATSE reclama una nueva Ley contra las agresiones a los sanitarios

Ocho de cada diez enfermeras han sufrido una agresión física o verbal en algún momento de su actividad profesional, por este motivo el Sindicato de Enfermería, SATSE, demanda una nueva Ley contra las agresiones tanto físicas como verbales a los sanitarios.
"Ante una lacra que afecta muy especialmente al colectivo enfermero, SATSE considera muy necesaria la existencia de una ley que regule a nivel estatal las actuaciones que a todos los niveles (prevención, sensibilización, información, apoyo) se han de acometer por parte de las diferentes administraciones implicadas", advierten ante la celebración del Día Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario.
La organización sindical reconoce que el paso dado el pasado año de reformar del Código Penal para que los funcionarios sanitarios sean considerados autoridad pública, ha sido positivo, pero reitera que "queda mucho trabajo por hacer si realmente se quiere acabar con este tipo de situaciones"
Así, aboga por una ley que garantice la adecuada protección y asistencia jurídica de los sanitarios, así como la cobertura de su responsabilidad civil en relación con los hechos que se derivan de su ejercicio profesional, tanto dentro como fuera del centro sanitario. También defiende que se regule la adopción de medidas cautelares o provisionales en el centro sanitario como consecuencia de una conducta de este tipo contra un profesional.
Otra demanda de SATSE es que se introduzca como sujeto del delito al empleado público. "De esta forma, todo aquél que trabaje para la administración, incluido el laboral, y no solo el funcionario o estatutario, estaría protegido ante las agresiones", añade.
Por otro lado, pide que se desarrolle un Observatorio de Agresiones del Sistema Nacional de Salud para realizar una radiografía real de los casos de agresiones que sufren los profesionales sanitarios.
Y, finalmente, aconseja que se dote al profesional de habilidades y recursos para manejar situaciones conflictivas; se sensibilice a la población "para que tenga claro que el profesional es su aliado, no su enemigo", y también a la Administración, "para que nunca olvide que el profesional es quien da la cara por la organización, por lo que tiene que cuidarle y transmitirle apoyo y seguridad".