Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

SEO/BirdLife presenta alegaciones contra el proyecto de prospecciones petrolíferas en el Golfo de Valencia

La organización ecologista SEO/BirdLife ha presentado alegaciones contra el proyecto de prospecciones petrolíferas en aguas del Golfo de Valencia por los daños que provocarían en la biodiversidad de la zona, muy rica en especies de aves marinas, algunas de ellas amenazadas, como la pardela balear.
Así, la ONG lamenta que el Gobierno mantenga su apuesta por un modelo obsoleto de exploración de hidrocarburos al tiempo que pone trabas al desarrollo de fuentes de energía más limpias y a la producción a pequeña escala.
Ante la solicitud de la compañía Capricorn Limited, filial española de la petrolera Cairn Energy, de permisos para realizar una campaña sísmica que permita levantar un mapa geológico en 3D del fondo marino del Golfo de Valencia para identificar posibles yacimientos de petróleo de cara a su futura explotación, la ONG advierte de los peligros para la biodiversidad marina ya que exploraciones petrolíferas son un binomio condenado al fracaso y ha destacado la oposición social al proyecto.
En sus alegaciones, SEO/BirdLife ha subrayado la importancia de la zona para las aves marinos, ya que el área donde se realizarían las prospecciones es de gran importancia para la alimentación de las aves marinas. Entre ellas, ha destacado la pardela balear (Puffinus mauretanicus), en situación de amenaza crítica, la pardela cenicienta (Calonectris diomedea), que fue ave del año en 2013, el paíño europeo (Hydrobates pelagicus) o la gaviota de Audouin (Larus Audouinii), cuya población mundial se concentra principalmente en la región, así como para otras especies de gaviotas y charranes.
De hecho, estos valores han sido tenidos en cuenta en la propuesta de Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) marinas que España propuso recientemente como parte de la ampliación de la Red Natura 2000 hacia el mar, basándose en el inventario de Áreas Importantes para la Conservación de las Aves (IBA) marinas elaborado por SEO/BirdLife con fondos europeos.
Concretamente tres de estas ZEPAS circundan la zona propuesta para los sondeos, como son la platafaforma-talud marinos del Cabo de la Nao (en este caso existe un solapamiento importante entre ZEPA y zona de sondeos); el espacio marino del poniente y norte de Ibiza y el espacio marino del Delta del Ebro-Columbretes.
La zona de sondeos es también importante para otros organismos y hábitats marinos. Destaca la cercanía a las Islas Columbretes, espacio protegido por el buen estado de sus fondos y la elevada biodiversidad que acoge. Por otro lado, los sondeos se solaparán con el llamado corredor de migración de cetáceos del Mediterráneo, una zona estratégica de alto valor para este grupo de organismos marinos.
De momento, la fase que está en información pública se limita a los sondeos sísmicos, en los que se producen explosiones acústicas a través de cables de 8 kilómetros de longitud, las cuales no afectan particularmente a las aves pero sí provocan un "grave impacto" en cetáceos. Por ello, la ONG ha insistido en la importancia de evaluar el impacto del conjunto del proyecto, desde la actual fase de sondeos sísmicos hasta la eventual fase de explotación comercial, de modo que se tengan en cuenta todos los efectos, acumulativos y sinérgicos, que puede acarrear.