Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio avalado por SEOR muestra que combinar radioterapia e inmunoterapia puede destruir tumores primarios

Un estudio realizado en ratones con cáncer de colon por la doctora del departamento de Oncología Radiológica del Centro Médico de la Universidad de Maastricht (Países Bajos), Nicolle Rekers, y avalado por la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) ha mostrado que la combinación de radioterapia e inmunoterapia es capaz de destruir tumores primarios y secundarios.
La explicación que ofrece la sociedad oncológica se ocupa tanto de los efectos positivos que tiene tanto la inmunoterapia como de la radioterapia. En el caso del primero, el resultado de esta reciente investigación demuestra que el desarrollo y fortalecimiento del sistema inmunológico puede extender la respuesta inmune inducida, además de tener un efecto fuera del campo de radiación de los tumores.
Asimismo, en lo que respecta al segundo tratamiento, la comunidad científica manifiesta que la radioterapia no sólo mata las células cancerosas, sino que también ayuda a activar el sistema inmune contra su proliferación futura.
"Este estudio corrobora la gran eficacia y excelente perfil de toxicidad de la autovacunación con radioterapia del paciente con cáncer. Efectivamente la radioterapia libera al torrente sanguíneo "proteínas del cáncer" que son altamente inmunogénicas, como se hace con la vacunación frente a las enfermedades infecciosas. Esta autovacunación permite que un sistema inmune potenciado por los tratamientos de immunoterapia reconozca y destruya las células tumorales en distintas zonas del organismo", ha comentado el presidente de la SEOR, Lara.
Además, prosigue, los investigadores descubrieron no sólo que los ratones estaban libres del tumor tras el tratamiento, sino también cuando se les vuelve a inyectar células de cáncer 150 días después de la curación.
Otro de los avances que ha deparado esta última investigación es que "alarga el tiempo sin progresión de la enfermedad". Al hilo de las conclusiones del trabajo con ratones, expertos de SEOR han comentado que, teniendo en cuenta que la vida de estos roedores es de unos dos años, 150 es un tiempo "relativamente largo".