Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

SUP, UFP y CEP aseguran que "las agresiones a la Policía Nacional en Melilla no son un hecho aislado"

Los sindicatos de la Policía Nacional Sindicato Unificado de Policía (SUP), la Unión Federal de Policía (UFP) y la Confederación Española de Policía (CEP) han asegurado que las agresiones a la Policía en Melilla "están siendo algo habitual", y han detallado uno a uno los sucesos graves ocurridos estos últimos meses, después de que esta semana resultaran heridos cinco agentes durante una intervención policial en el Rastro, barrio habitado mayoritariamente por musulmanes.
A través de un comunicado conjunto, SUP, UFP y CEP revelaban incidentes con armas de fuego de los que no se dio información oficial en su momento.
Así, entre los más destacados, han desvelado que en la madrugada del 5 de febrero de 2016, en una intervención policial de la Unidad de Prevención y Reacción de la Brigada de Seguridad Ciudadana, "los funcionarios actuantes fueron recibidos a tiros, por la barriada de la Cañada de Hidum", al intentar detener a varios individuos a los que perseguían montados en un vehículo, desde el Polígono Sepes. "Afortunadamente no hubo heridos, pero sí desperfectos de consideración en los vehículos policiales".
Asimismo, ha desvelado igualmente que en el mes de mayo un equipo de la Unidad de Prevención y Reacción, al ir a detener a un individuo en la barriada de la Cañada de Hidum por malos tratos, "fueron primero apedreados y después hubo más de 15 detonaciones contra ellos". Los sindicatos policiales han asegurado que "sufrieron heridas varios policías, encontrándose actualmente algunos de baja por incapacidad temporal en acto de servicio".
RESPETO A LAS CONFESIONES
Los sindicatos representativos de la Jefatura de Melilla han subrayado que los policías nacionales "tenemos muy claro cuál es nuestro trabajo y los riesgos que conlleva ejercerlo, pero no podemos tolerar que solo por nuestra presencia en cualquier lugar de esta pequeña ciudad de doce kilómetros cuadrados o en cualquier calle o lugar de Melilla donde se nos reclame, nos apedreen, insulten y atenten contra nuestra integridad física".
De este modo, han destacado que los integrantes de la Policía Nacional destinados en esta Jefatura Superior de Policía "son un reflejo de la sociedad melillense, integrada por personas de todas las confesiones y etnias", y sus principios básicos de actuación les obliga "a ser respetuosos y educados con todos los ciudadanos a los que tenemos que dar protección y seguridad y aplicar la ley como agentes de la autoridad que somos, contra toda persona que lo incumpla"
Por último, han pedido a la ciudadanía melillense "más colaboración ciudadana y que no se dejen llevar por personas que utilizan su violencia contra la Policía, porque serán puestos a disposición judicial, y a los poderes públicos, autoridades, jueces y fiscales, mayor determinación y contundencia, contra estos actos lamentablemente habituales que intentan romper con la seguridad, la paz y la convivencia de nuestra querida ciudad de Melilla".