Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sabían que estaba en el pozo y no dijeron nada

"Parece que quedó inconsciente y que la causa última de la muerte fue el desangramiento. Si las encubridoras hubieran hablado podría haber sido otro desenlace muy distinto. Si esas personas hubieran hablado en su momento, la medicina podría haber hecho algo, aunque hubiera quedado en estado vegetal", argumentaba ayer el padre de Cristina Martín.
Igualmente, el padre añadió que "no hay constancia alguna de que el asesinato fuera cometido por varias personas". Solo lo fue "por una, aunque del hecho conocieron posteriormente las otras dos personas imputadas", de las que no desvelaron si eran compañeras de instituto de la víctima.
Francisco Martín de la Sierra señaló que del sumario tampoco ha trascendido el motivo de por qué quedaron en la cantera de yesos de la localidad donde apareció el cadáver de su hija y la presunta agresora. La abogada, por su parte, confirmó que queda por determinar todavía el móvil, y no descartó que quizá los informes psicológicos que se le habrán realizado a la detenida lo expliquen.
Imputadas
Por el crimen de Cristina han sido imputadas tres menores, la presunta autora de los hechos, una compañera de instituto de la víctima, de catorce años, y que está recluida en un centro de menores desde cuatro días después de aparecer el cadáver, y otras dos menores como encubridoras, aunque no había trascendido si estaban en libertad o internadas.
Las fuentes judiciales indicaron que la menor encubridora ingresó en un centro de menores con posterioridad a la presunta autora material y una vez que estaba decretado el secreto del sumario.
La Ley del Menor establece para el delito de encubrimiento el internamiento, en régimen cerrado, de hasta dos años, mientras que por el de asesinato contempla cinco de internamiento y tres más en libertad vigilada para los menores de entre 14 y 16 años, penas máximas que solicitará la familia de Cristina.
Ejercer todas las acciones
En cuanto al sumario, confirmó que la presunta agresora realizó "varias declaraciones diferentes" que no quiso calificar como "una confesión". Tampoco pudo revelar si en la presunta autora hubo arrepentimiento o planificación, pues tampoco se conocen "detalles previos". Sí confirmó que en el sumario "no consta" ningún listado de nombres de personas que la detenida habría supuestamente colgado en varias páginas de Internet sobre las personas contra cuya vida iba a atentar.
María Ponte subrayó que van a ejercer "todas las acciones" que les permita la Ley del Menor, y avanzó que calificarán los hechos como un delito de asesinato para la presunta autora, y sendos delitos de encubrimiento para los otros dos menores imputados, por los que van a pedir "las penas máximas" que permite la Ley del Menor.
En concreto, la letrada especificó que para los imputados que tengan entre 14 y 16 años de edad pedirán hasta cinco años de internamiento y tres años de libertad vigilada, mientras que para los que tengan entre 16 y 18 años solicitarán hasta ocho años de internamiento y más de cinco de libertad vigilada.
Finalmente, la abogada de la familia confirmó que como acusación particular no van a pedir "más pruebas adicionales" y confió en que el juicio "se resuelva antes de finales de año". En este sentido, su intención es la de "acelerar lo más posible la instrucción para que se celebre antes de las navidades o en las navidades".
Modificación de la Ley
De otro lado, el padre de Cristina Martín, que pidió perdón por no haber atendido antes a los medios y pidió "respeto por la pena de la familia" a partir de ahora, confirmó que está terminando de completar las gestiones para creaar una asociación a través de la cual va a pedir la modificación de la Ley del Menor.
"Se tratará de hacer ruido y concienciar a los políticos de que esta ley no es la que todos queremos, está obsoleta, basta ya de decir de los calentones, es una cosa que tenemos que hacer ruido y concienciar para que esto lo cambien" y "decirle al Gobierno que esto hay que pararlo y poner solución".
Francisco Martín, que confesó que ha tenido que dejar su trabajo por lo ocurrido, insistió en que no quiere la pena de muerte sino, en el caso concreto de la presunta autora de la muerte de su hija, "que trabaje para la sociedad hasta que el de arriba la llame". "Si mi hija no ve la luz, ella verá la luz, pero estará privada de libertad, es la única pena, trabajos durante cuatro o cinco horas, unas comidas ligeritas y hasta que el de arriba la llame".