Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sáenz de Santamaría elude pronunciarse sobre responsabilidades políticas y asegura que habrá más información

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha eludido, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, pronunciarse sobre posibles responsabilidades políticas ni valorar las distintas declaraciones realizadas sobre la gestión del ébola y se ha comprometido a que habrá más información a los ciudadanos.
"Se han hecho muchas declaraciones; se han pronunciado muchas personas pero permítame que el Gobierno nos dediquemos a trabajar para dar la mejor atención a Teresa (la auxiliar de enfermería infectada), dar tranquilidad a la ciudadanía y actuar coordinadamente", ha pedido.
Hasta en tres ocasiones se le preguntó por esta cuestión pero Sáenz de Santamaría mantuvo el mismo argumento: "estamos hablando de vidas humanas. El resto, la asunción de responsabilidades en la gestión, si hay que hacerse se hará pero ahora estamos centrados en eso. Ante la magnitud de dos vidas que hemos perdido y una que hay que cuidar -- ha insistido--, la asunción de responsabilidades políticas, ¿qué quiere que le diga?, no son magnitudes comparables".
En su comparecencia, en la que ha anunciado la creación de un comité especial para la gestión en España del virus del ébola que involucrará a varios ministerios, ha insistido en varias ocasiones en la necesidad de "trabajar coordinadamente y de la mejor manera posible, y cada uno tiene que asumir su responsabilidad y ejercerla".
En este sentido, se ha comprometido, como ya hizo el pasado miércoles el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su intervención en la Cumbre del Empleo de Milán, a establecer protocolos de política informativa para la máxima transparencia en la sociedad española.
"Hay que reforzar, y lo vamos a hacer, la información a la ciudadanía sobre la enfermedad. Esa tarea también la vamos a hacer, vamos a fortalecer la comunicación", ha apostillado.
Sobre la investigación abierta sobre cómo pudo contagiarse Teresa Romero ha señalado que "el compromiso es que pueda tener datos concluyentes y cuando lo sean se trasladarán a la opinión pública. No es un terreno para especulaciones, sospechas o dar datos no confirmados", ha advertido.
"POR CUIDAR A LOS DEMAS"
Sáenz de Santamaría quiso aprovechar su intervención para volver a reconocer la tarea de los dos misioneros repatriados, el padre Pajares y doctor García Viejo, y Teresa Romero, "que contrajeron la enfermedad por cuidar a los demás".
Preguntada por la idoneidad de la repatriación de los dos primeros y al compromiso expresado esta semana de que se volverá a repetir si algún español lo solicita, la vicepresidenta ha reiterado que en esa decisión se tuvo y se tendrá muy presente que "son ciudadanos españoles que querían volver a su país y, dentro de las debidas garantías, España tiene una obligación para con sus nacionales que tienen derecho a regresa a su país".
En la rueda de prensa también estaba presente el ministro de Defensa, Pedro Morenés, quien ha apuntado que el Ejército español está desarrollando una acción compartida en la UE sobre el ébola y sus posibles formas de hacerle frente.
"España es solidaria en un asunto que nos afecta a todos, primero con los países que lo están sufriendo de forma tan brutal, como son los africanos, y porque la contención de las enfermedades allí, que hoy por hoy es realmente difícil --ha admitido--, es garantía no solo de su propia seguridad sino de la nuestra".