Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salud finaliza la reforma de las urgencias nocturnas tras cerrar 67 centros desde 2008

La Conselleria de Salud de la Generalitat de Cataluña ha dado por finalizada la reorganización de los servicios de urgencias nocturnas y no prevé nuevos cambios este 2014, después de que desde 2008 se hayan cerrado 67 centros que ofrecían atención continuada.
La mayoría de estos cierres se produjeron entre 2011 y 2012, ha explicado a Europa Press el gerente de Planificación, Compra y Evaluación de Servicios Asistenciales del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), Àlex Guarga, en centros de atención primaria (CAP) que dejaron de atender por la noche, lo que en algunos casos ocasionó protestas y el encierro de vecinos durante decenas de días.
Guarga ha recordado que los cierres se produjeron en centros "con muy poca actividad" --menos de cuatro visitas por noche-- y ha defendido que la atención médica no se ha resentido, gracias a las llamadas telefónicas y a la movilización de las ambulancias en caso de necesidad.
El gerente ha garantizado que no hay ningún cierre más previsto para 2014, aunque sí ha avanzado que el próximo año se acometerá la reforma de las urgencias quirúrgicas, con la intención de estructurar los sistemas de guardia de los hospitales "de otra manera", un año en el que también se convocará el nuevo concurso público para la gestión de las ambulancias.
Salud defiende que los 67 centros cerrados --en su mayoría situados en el área metropolitana de Barcelona, Vallès y Baix Llobregat-- han permitido concentrar las urgencias en dispositivos más especializados como los Cuap lo que, en la práctica, también ha permitido mejorar la respuesta a algunas patologías concretas.
Asimismo, ha asegurado que más del 40 por ciento de las llamadas telefónicas al 061 se resuelven con consejos de salud y sin necesidad de movilizar recursos, si bien las ambulancias han reducido su tiempo de respuesta y el 90 por ciento de los servicios llegan a su destino antes de los 20 minutos.
Guarga, que ha reconocido que se pueden producir "casos puntuales" por disfunciones concretas del sistema, ha insistido en valorar positivamente el proceso, al recordar también que el número de urgencias hospitalarias está en descenso desde 2008, con cerca de un 2 por ciento menos de atenciones cada año.
El gerente ha asegurado adicionalmente que la reorganización de las urgencias no ha supuesto un ahorro económico importante para la Conselleria, y que no se han producido muchos despidos porque la mayoría de profesionales que trabajaban en estos dispositivos han sido recolocados.