Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salud abre el nuevo servicio de urgencias del Hospital de Bellvitge con protestas

El delegado de Salud de la Región Sanitaria de Barcelona, Joaquim Casanovas, ha inaugurado este sábado el servicio de urgencias del Hospital Universitario de Bellvitge, que entrará en funcionamiento el 1 de noviembre, en un acto que ha contado con una concentración en el exterior de un centenar de trabajadores y usuarios de la sanidad.
Casanovas ha asegurado que son unas instalaciones de las más modernas que existen en Cataluña, y por el momento estarán los servicios de urgencias --de cerca de 6.000 metros cuadrados--, ya que los quirófanos continúan en el edificio antiguo y se trasladarán posteriormente.
El presidente del ICS, Carles Constante, ha afirmado que la apertura del servicio que conforma "el binomio entre profesionales excelentes y unas instalaciones que permiten un salto cualitativo en espacio y equipamientos".
Los nuevos espacios de urgencias han recibido una inversión en equipamientos de unos 5 millones de euros, de los que 1,5 se han destinado a grandes aparatos de radiodiagnóstico.
Se trata del primer dispositivo abierto del nuevo edificio construido en el recinto del hospital, que tiene una superficie total de 45.000 metros cuadrados, y ha supuesto una inversión para el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) de 86 millones de euros.
Un centenar de personas se han concentrado con pancartas y sirenas y han abroncado a los directivos, mientras que dos furgonetas antidisturbios se han desplegado para evitar que los manifestantes accedieran al edificio de urgencias.
NÚRIA MARIN
La alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marin, cuya presencia no estaba prevista, no ha ido a la inauguración en protesta por los recortes de la Generalitat en el hospital, pero sí lo ha hecho la concejal de Bienestar y Familia, Dolors Fernández.
En un comunicado, la alcaldesa ha celebrado las nuevas instalaciones porque aligerará el tiempo de espera en urgencias, pero ha subrayado que no ha asistido a la inauguración porque "no comparte la política de sanidad que lleva a cabo el Govern".
Marin ha apoyado las reivindicaciones que hacen los trabajadores del hospital, y ha recordado que desde hace tiempo pide al Govern que ejecute el presupuesto aprobado por la Generalitat para el hospital.