Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salva la vida de una mujer al detectarle un tumor en el autobús

El "ojo clínico" de una médico en un autobús urbano en Barcelona ha salvado la vida a Montserrat Ventura. El pasado 22 de enero, una mujer anónima la alertó mientras viajaba en el transporte público de que debía hacerse "una analítica" ya que presentaba signos de algún tipo de tumor. Sin salir de su asombro, Ventura decidió acudir a su centro médico y someterse a unos análisis que finalmente confirmaron un tumor de hipófisis. Ahora, Montserrat, que se encuentra "en perfecto estado", da la gracias a su ángel de la guarda, una endocrina que prefiere conservar su anonimato, que le "salvó la vida". Gloria, la doctora del milagro, asegura que se fijo en Montserrat por "las buenas vibraciones" que transmitía y que "de no haberlo dicho, me hubiera quedado muy intranquila"
La historia sucedió cuando Ventura, ex maestra, viuda y madre de dos hijas, se encontraba en el autobús de la línea 64 de Barcelona tras visitar el Museo de Pedralbes y vio cómo una mujer cercana a su asiento no le quitaba el ojo mientras ella hablaba. 
Antes de que se dispusiera a bajar, la desconocida se le acercó y le pidió hablar aparte. "Me pidió perdón por lo que me iba a decir y me contó que me había estado observando y que tendría que hacerme una analítica". "Sacó un papel y apuntó dos valores para hacerme los análisis", ha explicado la propia Ventura en el Informativo Matinal de Hilario Pino.
Ventura entonces le preguntó qué es lo que había visto en ella y la mujer respondió que había tenido dos casos en consulta con los mismos signos, pero que en ella estaban poco desarrollados.
Al cabo de un mes, Montserrat tenía cita para la revisión ginecológica y pidió que le incluyeran los dos conceptos que la desconocida le apuntó en la analítica de la revisión.
Todo estaba bien, salvo los dos extras que triplicaban la actividad normal. A partir de ahí, inició un peregrinaje para que le diagnosticaran su enfermedad, que resultó ser un pequeño tumor de hipófisis de siete milímetros en una glándula de apenas un centímetro de altura.
Tras la operación, realizada el pasado 10 de julio, Montserrat se encuentra "en perfecto estado". Ahora solo da la gracias a la médico endocrino que el 22 de enero le "salvó la vida". EPF