Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez Rubio afirma que la Junta llegará "al final" en el recurso contra el "injusto" copago farmacéutico

La consejera considera que muchos de los enfermos desistirían del tratamiento en caso de tener que abonarlo
La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, María José Sánchez Rubio, ha asegurado que la administración autonómica llegará "hasta el final" en el recurso contencioso-administrativo que ha presentado contra el "injusto" copago de fármacos de dispensación hospitalaria para pacientes que no estén hospitalizados, aprobado por el Gobierno central el pasado mes de septiembre.
En una entrevista concedida a Canal Sur Radio, recogida por Europa Press, Sánchez Rubio ha asegurado que la medida, que interesa a las medicinas para aquellos tratamientos que, por la gravedad de las enfermedades y la tipología de algunas de ellas, se dispensan de forma ambulatoria en farmacias hospitalarias, afecta en Andalucía a un espectro de unas 90.000 personas.
Tras recordar que son tratamientos "costosos" que "hay que vigilar de cerca en el ámbito hospitalario", la titular andaluza de Salud ha recalcado que en la región no se aplicará, "sencillamente porque creemos que se pone en riesgo la salud de las personas, muchas de las cuales desistirían del tratamiento en caso de tener que abonarlo", incidiendo en que algunos ya tienen que acometer otros copagos en oficinas de farmacia.
Además, Sánchez Rubio ha asegurado que poner en marcha la iniciativa estatal "es más costoso aún que el ahorro que produce", por todo lo cual ha calificado la medida de "bastante difícil de entender e injusta con las personas que tienen enfermedades graves".
De esta manera, la Junta llegará "hasta el final" desde el punto de vista jurídico antes que activar el copago, que no pondrán en marcha, toda vez que, por otro lado, "aunque quisiéramos sería imposible, porque llevarla a cabo ya es dificilísimo en cuanto al trámite y control de la dispensación de los medicamentos".