Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanidad actualiza las recomendaciones sobre el uso de los medicamentos en verano

Las altas temperaturas también pueden afectar a la calidad de los medicamentos. Una mala conservación puede provocar problemas de salud.telecinco.es
El Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, en su programa de medidas del Plan Prevención de Altas Temperaturas 2011, ha actualizado las recomendaciones sobre el uso de los medicamentos durante los meses más calurosos del año. Estas recomendaciones han sido realizadas por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).
Los principales problemas que pueden derivarse de las altas temperaturas son el síndrome de agotamiento-deshidratación, a consecuencia de la pérdida de agua y sodio a través del sudor, y el golpe de calor, que se produce por un fallo agudo de la atermorregulación corporal.

Además, como informa AEMPS, existen factores de riesgo individuales que incrementan los efectos negativos de las altas temperaturas, como la edad, las patologías crónicas y el mal uso de los medicamentos.
Los mayores son las personas más vulnerables en situaciones de calor extremo, a consecuencia de la alteración de su capacidad para sentir sed, del menor control de la sudoración y de la disminución de su capacidad de termorregulación mediante la transpiración.
Uso correcto de los medicamentos
Desde AEMPS puntualizan que los medicamentos, cuando son utilizados correctamente, no se consideran desencadenantes de problemas de salud asociados al exceso de calor. No obstante, y en función de su mecanismo de acción, algunos medicamentos pueden alterar la adaptación del organismo al calor.

Por ello, en caso de ola de calor, la Agencia Española de Medicamentos recomienda a los profesionales de la salud que vigilen el estado general de los pacientes, teniendo en cuenta el conjunto de factores de riesgo y el control de las medidas higiénico-dietéticas.

Entre sus recomendaciones se encuentran revisar la lista de medicamentos, reevaluar la necesidad de cada medicamento, y recordar que no deben tomar ningún fármaco si no es prescrito por un médico. Desde el Ministerio de Sanidad insisten a los ciudadanos que, ante cualquier duda sobre sus tratamientos, deben consultar a los especialistas.

Interacciones y conservación de los medicamentos
Desde AEMPS se han clasificado en tres grupos los medicamentos cuyos mecanismos de acción pueden interaccionar con las altas temperaturas, aquellos que son susceptible de agravar el síndrome de agotamiento-deshidratación y el golpe de calor; los que inducen a un aumento de la temperatura corporal; y los medicamentos que agravan indirectamente los efectos del calor por disminuir la capacidad de reacción ante situaciones problemáticas.

Las altas temperaturas también pueden afectar a la calidad de los medicamentos. Una mala conservación puede provocar problemas de salud, que podrían evitarse si los medicamentos se conservan en lugares no expuestos directamente al sol, ni a temperaturas altas.

Para asegurar el buen estado y efectividad de los medicamentos, hay que tener presente que muchos de ellos deben conservarse a temperaturas especiales. Algunos pueden no tener menciones especiales de conservación; en este caso, su conservación será a temperatura ambiente.

A la hora de realizar viajes los expertos recomiendas no transportar los medicamentos en el maletero de los coches junto al equipaje, ya que en estos compartimentos no hay ventilación ni refrigeración y pueden llegar a alcanzar temperaturas muy elevadas que pueden afectar a los medicamentos.