Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanidad asegura que el 87,4% de las cirugías cumple desde enero con los plazos fijados según su prioridad clínica

El 87,4 por ciento de las 31.459 intervenciones quirúrgicas pendientes en Castilla y León cumplieron en el primer trimestre del año 2014 con los plazos fijados según su nivel de prioridad clínica, que establece periodos de 30 y 90 días de demora para las enmarcadas en los estadios 1 y 2.
En concreto, según ha precisado el consejero de Sanidad de esta comunidad, Antonio María Sáez Aguado, se han contabilizado 1.067 casos catalogados como Prioridad 1 de los que 981 (el 91,9 por ciento) se han intervenido en menos de 30 días, el límite fijado, y 86 lo superaron; de estos últimos, 54 ya han sido intervenidos, siete se han aplazado, 15 tienen ya fecha de intervención y diez siguen pendientes.
El consejero, quien ha señalado que la espera media se sitúa en 22 días para la Prioridad 1, ha incidido en que sólo el ocho por ciento de los casos más graves ha superado los 30 días fijados, hecho que ha vinculado a retrasos o al hecho de haber contemplado la máxima prioridad para casos que quizá no la tienen como hemorroides, hernia inguinal o desarreglos articulares, de cartílago y hueso.
El 81,27 por ciento de los casos de Prioridad 2 (un total de 4.064), aquellos cuya situación clínica admite una demora relativa que permite establecer un plazo de 90 días para la intervención, ha sido operado dentro de plazo y 761 quedan pendientes de atención; la espera media en el primer trimestre ha alcanzado los 70 días.
En último término, el 89,21 por ciento de los pacientes de prioridad 3 (26.328 personas cuya patología permite la demora del tratamiento ya que no produce secuelas importantes) ha sido intervenido en menos de 180 días durante el primer trimestre del año, según el consejero, quien ha cifrado en 97 días la espera media.
BAJA UN DÍA LA DEMORA MEDIA
Sáez Aguado, quien se ha reconocido insatisfecho con el aumento de la lista de espera en 3.153 personas aunque ha precisado que es la tendencia habitual de la época por los retrasos acumulados a final de año debido a fiestas y vacaciones, se ha congratulado por el descenso en un día de la demora media y ha incidido en la importancia que tiene el nuevo sistema de establecimiento de la lista quirúrgica en función de la gravedad.
En este sentido, ha explicado, por una parte, que la contabilización por especialidades es poco precisa ya que, por ejemplo, la lista de espera de Urología incluiría tanto los casos de fimosis como de cáncer de vejiga, que no presentan a priori la misma prioridad, y por otra que la manera de reducir la lista radicaría en abordar las intervenciones quirúrgicas que más se dilatan lo que, a su juicio, no es lo adecuado ya que esas son precisamente las menos prioritarias.
"Gestionar es elegir y elegimos atender primero los casos más graves", ha aseverado el consejero quien, tras precisar que se excluyen de estas prioridades las urgencias, ha fijado como próximo objetivo el cumplimiento en el cien por cien del tiempo máximo de espera de 30 días en los casos de Prioridad 1.
Tras reconocer que es "muy difícil" cumplir en la totalidad de los casos, ha detallado que seis hospitales sí cumplieron al cien por cien (Miranda de Ebro, El Bierzo, León, Palencia, Soria y Medina del Campo) mientras que otros dos (Ávila y Zamora) se quedaron a una intervención de cumplir el objetivo.
Sáez Aguado, quien ha señalado que el comportamiento de la lista por hospitales ha sido similar al de los últimos trimestres aunque los grandes acumulan más demora, ha fijado como segundo objetivo la progresiva homogeneización del criterio médico.
De este modo, ha explicado, se estandarizarían de manera genérica determinadas intervenciones en su correspondiente nivel de prioridad aunque sin olvidar cuestiones puntuales que puedan modificar su gravedad.