Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanidad desconoce cuál ha sido el origen del contagio de la enfermera con ébola

Su marido y los tres profesionales sanitarios que la atendieron están siendo sometidos a vigilancia epidemiológica por si presentan síntomas
La enfermera infectada por ébola tras haber atendido al misionero Manuel García Viejo se encuentra "estable" después de presentar los primeros síntomas el pasado martes 30 de septiembre y tanto el Ministerio de Sanidad como el Hospital Carlos III-La Paz de Madrid, donde se contagió, están todavía investigando cuál puede haber sido el origen del contagio ya que, según aseguran, se siguieron todos los protocolos recomendados a nivel internacional.
Así lo ha confirmado la ministra de Sanidad, Ana Mato, que ha comparecido en rueda de prensa para mandar "un mensaje de tranquilidad" a la población ya que "el riesgo de nuevos contagios es bajo" y se están siguiendo todos los protocolos y medidas de actuación que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Por el momento se está realizando un seguimiento epidemiológico a su marido y a los profesionales del Summa que la atendieron, pero el número de personas en vigilancia podría aumentar a medida que se vayan conociendo otras personas que hayan mantenido contacto directo con la afectada.
"Estamos trabajando de manera coordinada para dar la mejor atención a la paciente y garantizar la seguridad de los ciudadanos. Se están tomando todas las medidas sanitarias para garantizar la salud de la población y del personal que la está atendiendo", ha aseverado Mato, que ha comparecido ante los medios acompañada de la directora general de Salud Pública de su departamento, Mercedes Vinuesa, y representantes de la Comunidad de Madrid y del Hospital Carlos III-La Paz de Madrid
La profesional, de 40 años, es una técnico de Enfermería que atendió a García Viejo durante su ingreso el hospital madrileño, desde que fue repatriado a España el pasado 21 de septiembre procedente de Sierra Leona hasta el jueves 25, que falleció.
En ese periodo, entró en la habitación del misionero en dos ocasiones, en una entró en contacto directo con él y en otra para la recogida de residuos. Pero en ambos casos, ha añadido Vinuesa, contaba con la protección individual que se recomienda para atender a estos pacientes.
Tras el fallecimiento de García Viejo, la enfermera y los otros 30 profesionales sanitarios comenzaron el periodo de seguimiento epidemiológico que establecen los protocolos para los 21 días siguientes, que incluye la medición de temperatura dos veces al día.
Durante ese periodo la enfermera se encontraba de vacaciones y estaba haciendo "vida normal", hasta que comienza a presentar una "sintomatologia vaga" el pasado martes 30 de septiembre, con una fiebre "que no llegaba a 38,6 grados", ha explicado Antonio Alemany, director general de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid.
En ese momento la propia enfermera contactó con el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales del hospital, y desde entonces estaba siendo evaluada "a fin de orientar su tratamiento" hasta que fue ingresada en el hospital de Alcorcón este domingo.
SERÁ TRASLADADA A LA PAZ-CARLOS III
Alemany ha confirmado que la paciente está "estable" y se encuentra aislada en el hospital de Alcorcón, pero por el momento no se encuentra en una habitación de presión negativa. Alemany ha asegurado que el centro está "perfectamente preparado" para atender un caso de ébola. No obstante, próximamente será trasladada al Carlos III-La Paz, donde han sido atendidos los otros dos afectados por ébola que hasta el momento se habían registrado en España.
Del mismo modo, se ha procedido a hacer un seguimiento epidemiológico tanto al marido como a los profesionales sanitarios que la atendieron este domingo (tres trabajadores del Summa y el personal del hospital de Alcorcón) para ver si experimentan algún síntoma. Asimismo, se está elaborando un listado de personas que hayan podido establecer contacto directo con ella a fin de ampliar dicho seguimiento.
No obstante, ha garantizado Alemany, para el contagio del virus es necesario que el paciente experimente síntomas y que se produzca "contacto de fluidos", por lo que "el riesgo es muy bajo".
La directora general de Salud Pública del Ministerio ha avanzado que desde que se ha confirmado el caso se han activado los mecanismos para conseguir tratamientos "y que puedan estar disponibles desde hoy mismo". Y mientras tanto, ha añadido, "la medida más eficaz es aplicar estrictamente los protocolos y hacer un seguimiento de todos los contactos ".
Por su parte, Mato, preguntada por si dimitirá ante esta situación, se ha limitado a aseverar que el "cometido" de su departamento es garantizar la salud de la paciente y "evitar cualquier tipo de riesgo para la población".