Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sant Boi recuerda con dos actos a los niños muertos hace un año en el campo de béisbol

Sant Boi de Llobregat (Barcelona) recordó hoy con dos actos a los cuatro niños que murieron hace un año aplastados en el túnel de bateo del campo de béisbol de Camps Blancs, que se derrumbó por las fuertes rachas de viento.
El alcalde de Sant Boi de Llobregat, el socialista Jaume Bosch, pidió este domingo perdón públicamente a las familias de los cuatro niños fallecidos, y a las de los nueve heridos, pero reiteró que fue la fuerza de un viento extraordinario la causante de los trágicos hechos.
 Los familiares de los afectados, que aún no han cobrado ninguna cantidad económica de los más de 800.000 euros que les corresponden en concepto de indemnización, y que se han mostrado muy críticos con la actitud del alcalde, censuraron anteayer el comportamiento de Bosch, a quien exigieron a través del abogado que los representa, Josep Maria Fuster-Fabra, que pida "perdón público".
Fuentes próximas a los afectados explicaron a Europa Press que consideraron "descafeinada" y "tardía" la disculpa pública de Bosch, que manifestó este domingo: "35.000 familias de Sant Boi, es decir, todas las familias de la ciudad, han recibido una columna mía incluida en el boletín municipal en que pido disculpas por si, alguna vez, mi actitud hacia ellos no ha sido la correcta". "Y ellos están al corriente de ello; lo saben", zanjó.
El alcalde en un principio achacó el accidente al viento y defendió que el túnel de bateo no sufría desperfecto alguno, pero un informe pericial determinó que la estructura sí tenía graves defectos.
El pleno extraordinario que se celebró este domingo aprobó por unanimidad la declaración institucional que Bosch leyó ante un auditorio compuesto por abundantes periodistas y unos pocos integrantes del Club Beisbol Sant Boi Llobregat. A continuación, se guardaron cinco minutos de silencio ante la puerta del Ayuntamiento mientras una orquesta interpretaba música clásica.
El Consistorio reiteró en la declaración su "compromiso de actuar en consecuencia y de exigir las responsabilidades que puedan derivarse" de la investigación judicial en curso "en el momento procesal en que sean exigibles, actuando con la debida serenidad y con el respeto que toda esta actuación requiere". El alcalde afirmó que depurará "las responsabilidades que sean necesarias".
Los tres imputados por su presunta responsabilidad en los hechos -el constructor de la obra, la arquitecta municipal y el arquitecto técnico- declararán ante la juez de Sant Boi el 12 de febrero, según confirmaron fuentes judiciales a Europa Press.
Fuster-Fabra expresó este domingo el "dolor" de las familias, y los afectados volvieron a exigir "justicia y que se sepa toda la verdad de una vez". Por su expreso deseo, ningún miembro del equipo de gobierno asistió al acto que se hizo en el club de béisbol.
Durante el acto cuatro palomas blancas volaron desde el interior de cuatro grandes pelotas blancas de béisbol ubicadas a medio metro de un escenario en el que se colgaron las camisetas con el nombre y el dorsal de los cuatro menores.
El club anunció que nadie más volverá a lucir esos cuatro dorsales en el club, en homenaje a los niños desparecidos. Como colofón al acto, los alevines del club han disputado un partido amistoso en recuerdo de sus ex compañeros. En adelante, cada 12 y 13 de febrero se disputará un amistoso en memoria a las víctimas.