Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El obispo de Santander desea a Osoro un "fecundo episcopado" en Madrid

El obispo de Santander, Monseñor Vicente Jiménez Zamora, ha calificado de "día grande para la Diócesis de Santander" el nombramiento por el Papa Francisco del cántabro Carlos Osoro Sierra, como nuevo Arzobispo de Madrid, y le ha deseado un "fecundo episcopado en esa gran parcela querida de Madrid".
El obispo de la Iglesia cántabra ha felicitado "en nombre propio y en el de toda la Diócesis" al nuevo pastor de la Diócesis madrileña y ha pedido oraciones para que "su pontificado sea fecundo".
Jiménez Zamora ha recordado que Monseñor Osoro recibió en Cantabria la iniciación cristiana y más tarde realizó "grandes servicios" a la Diócesis de Santander, al ser rector del Seminario Diocesano de Monte Corbán durante 20 años, vicario general y deán de la catedral, hasta que en 1997 fue nombrado obispo de Orense. Además ha destacado sus aportaciones a la cultura y al pensamiento.
Asimismo, ha señalado la "necesidad de orar" por su nuevo ministerio porque "la carga es mucha y los hombros siempre son débiles", ya que la fuerza de Dios siempre "se manifiesta en la debilidad".
El obispo de Santander "pide al Señor" para que "nuestro insigne paisano" tenga "la audacia de profeta, la fortaleza de testigo, la clarividencia de maestro, la seguridad de guía y sobre todo la mansedumbre de padre".
Por último, el prelado cántabro animó a Monseñor Carlos Osoro a "que haga suyos los gozos y las esperanzas, así como las angustias y las tristezas de la Iglesia en su nueva Diócesis de Madrid".
Monseñor Carlos Osoro recibió el 17 de septiembre de 2009 el título de Hijo Adoptivo de Santander, distinción que le fue concedida por el Ayuntamiento de la capital cántabra en reconocimiento a su vinculación con la ciudad y a su labor en la Diócesis de Santander.