Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Satse pide a Hacienda y Sanidad que enfermeras y fisioterapeutas puedan deducirse sus gastos de formación posgrado

El sindicato de Enfermería Satse ha reclamado a los ministerios de Hacienda y Sanidad que favorezcan la formación continuada de los profesionales enfermeros y fisioterapeutas con una deducción tributaria para todos los gastos que estos profesionales destinen a cursos de posgrado.
El nuevo presidente de esta organización sindical, Manuel Cascos, ha remitido sendas cartas a los titulares de ambos ministerios, Cristóbal Montoro y Dolors Montserrat respectivamente, en las que recuerda que los profesionales sanitarios están obligados a mantener permanentemente actualizados sus conocimientos y cualificación para ofrecer la mejor atención y cuidados posibles a los ciudadanos.
Pero, a diferencia de otros colectivos sanitarios "más favorecidos" por la industria farmacéutica y de tecnología sanitaria, las enfermeras y los fisioterapeutas "se ven en la obligación de realizar dicha formación en su tiempo libre y con su propio dinero, ya que los servicios de salud ni priorizan ni facilitan generalmente dicha formación en horario laboral o con la compensación horaria correspondiente".
La propuesta de Satse es aprovechar la modificación del artículo 44 del Real Decreto 439/2007, del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) a raíz de la demanda realizada desde otros colectivos sanitarios, para que se incluyan como deducción tributaria las cantidades que anualmente los profesionales de Enfermería y de Fisioterapia destinan a esta práctica.
De este modo, señala Cascos en las misivas, "se garantizará un trato tributario objetivo e idéntico para todos los profesionales sanitarios, que supere cualquier atisbo de discrecionalidad por parte del empleador, o favorezca agravios en una materia que no lo permite al ser competencia exclusiva del Estado".
Asimismo, el responsable de la organización sindical traslada al ministro de Hacienda su preocupación porque sea el empleador quién, en última instancia, decida el régimen tributario de la ayuda percibida por el trabajador, ya que ésta sólo está exenta de tributar cuando la participación del profesional en la actividad formativa haya sido autorizada por el empleador.
En los mismos términos se ha dirigido en otra carta a la ministra de Sanidad, a la que le ha pedido expresamente que impulse a través de la Comisión de Recursos Humanos y del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) que los profesionales enfermeros y fisioterapeutas puedan recibir formación dentro de su jornada laboral y que no sigan teniendo que realizarla en sus horas libres, con las lógicas dificultades que se generan para conciliar su vida personal y laboral.