Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Satse alerta del "desmantelamiento" de la sanidad pública si continúa mermando el gasto sanitario per cápita

El Sindicato de Enfermería asegura que el discurso de la eficiencia para justificar la menor inversión en Sanidad "es ya insostenible"
El Sindicato de Enfermería (Satse) ha alertado del "progresivo desmantelamiento" que sufre la sanidad pública andaluza si el gobierno autonómico continúa recortando el gasto sanitario por habitante. A la luz del informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (Fadsp), que sitúa a Andalucía a la cola de la inversión en salud en 2014, Satse augura un año caótico en la sanidad andaluza con un rápido y progresivo deterioro de la asistencia a los usuarios que "llega ya a límites insostenibles".
En concreto, el informe de la Fadsp sobre los presupuestos sanitarios para 2014 recoge que Andalucía, con 980 euros per cápita, es la comunidad que menos invertirá en este concepto, muy alejado de los 1.541,72 euros que gastará por habitante el País Vasco, con un diferencial de 561,72 por habitante y año entre ambos, e incluso por debajo de la media nacional situada en 1.204,97 euros. Además, el informe recoge también que la comunidad andaluza en los últimos cuatro años ha reducido su inversión en Sanidad en más de 200 euros anuales por habitantes, pasando de los 1.180,09 euros en 2010 a los 980 actuales.
En un comunicado, el Sindicato de Enfermería, mayoritario en la Mesa Sectorial de Sanidad de Andalucía, afirma que el informe de la Fadsp viene a confirmar las denuncias que lleva realizando durante los últimos años sobre los recortes que el Gobierno andaluz está aplicando a la sanidad pública. En este sentido, Satse advierte que la sanidad andaluza está dando pasos atrás en los estándares de calidad que tanto esfuerzo ha logrado conseguir, involucionando en las prestaciones, sin posibilidad de atender las necesidades básicas de los ciudadanos e, incluso, con mayores riesgos para la salud de las personas atendidas.
En la misma línea, el Sindicato de Enfermería afirma que las políticas puramente economicistas aplicadas a la Sanidad se están traduciendo en Andalucía en una drástica reducción del personal con la consiguiente sobrecarga laboral y un impacto definido y cuantificable en los resultados de salud y mortalidad de los pacientes y el incremento de las demoras, motivo por el que entiende que ya no se sostiene el discurso de la eficiencia del sistema para justificar la reducción del gasto sanitario.
Además, Satse recuerda que este recorte en los presupuestos sanitarios tiene consecuencias directas en el acceso de la salud de los ciudadanos, tal y como han recalcado ya organismos internacionales. Recientemente fue la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) en su informe 'Panorama de la Sanidad 2013' la que advertía de los serios riesgos de que haya grupos de población, especialmente entre las personas con menos ingresos, que renuncien a los cuidados que necesitan, ya sea a medicación o a los controles de las enfermedades crónicas que padecen, ante la reducción de los servicios financiados con fondos públicos.
Ante esta situación, el Sindicato de Enfermería ha exigido a la Junta de Andalucía que "sea coherente con su discurso y aplique una defensa real del modelo de Sanidad Pública, comenzando por dotar al sistema de un presupuesto adecuado a las necesidades".
Asimismo, Satse ha vuelto a reclamar que deje de castigar a los profesionales con recortes salariales, eliminación de derechos y merma de sus condiciones laborales. Con este fin, el sindicato exige la convocatoria de forma urgente de las mesas de negociación con los sindicatos para abordar temas inaplazables como la normalización del sistema de contratación, la regulación de la jornada laboral o la adecuación de las plantillas a los ratios recomendados.