Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Satse exige un refuerzo de las plantillas de Enfermería ante el repunte de la gripe

Critica que la Administración no ha puesto en marcha el Plan de Alta Frecuentación para distribuir los recursos asistenciales
El Sindicato de Enfermería (SATSE) de Andalucía ha solicitado un incremento del personal de Enfermería en los Hospitales y Centros de Salud para poder hacer frente al aumento de los pacientes aquejados por el virus de la gripe y las patologías derivadas de la misma, o agravamiento de otras ya existentes, y por otras derivadas del descenso de las temperaturas.
SATSE advierte de que si el necesario incremento de plantillas de Enfermería no se lleva a cabo, las Urgencias de los centros sanitarios seguirán colapsadas debido a la intensa afluencia de pacientes, tal como ha ocurrido durante los últimos días.
Según los datos recopilados por el Sindicato, es necesaria la contratación de en torno a 1.150 enfermeros en Andalucía, unos 700 serían para Atención Primaria y 450 para los centros hospitalarios. Como asegura el Sindicato a través de un comunicado, solo así se podrá hacer frente al repunte de los usuarios que acuden a los centros sanitarios afectados por la gripe.
Ante la previsión de que la mayor incidencia del virus se producirá en las próximas semanas, el secretario general de SATSE Andalucía, Francisco Muñoz, reclama que se adopten las medidas necesarias para que se dote de más personal a los servicios de urgencias, críticos y las plantas de hospitalización para evitar que se vean desbordados, así como reforzar el personal de los puntos de urgencias de Atención Primaria y asistencia domiciliaria. También es imprescindible que se abran todas las unidades y funcionen al cien por cien.
De igual modo, Francisco Muñoz denuncia que la situación que se está viviendo en las últimas semanas en los centros sanitarios andaluces se debe a que en el SAS está primando los criterios puramente economicistas con la nula sustitución del personal y la contratación de los eventuales con contratos precarios, al 75 por ciento de jornada e inferior, a pesar del aumento de pacientes que acuden a los centros sanitarios como consecuencia de los cuadros gripales y problemas derivados de procesos catarrales y respiratorios.
El Sindicato de Enfermería recuerda que en estos casos, el SAS cuenta con el denominado Plan de Alta Frecuentación que contempla la distribución de los recursos asistenciales teniendo en cuenta tres parámetros que son el aumento del número de urgencias, el aumento del número de pacientes en observación y el número de pacientes que solicitan atención domiciliaria a los centros de atención primaria. Aunque durante lo que va de mes de enero se han dado estos parámetros, afirma que "no se ha traducido en hechos efectivos en los centros pues la plantilla ha seguido siendo la misma --ya de por sí deficitaria--, no se han cubierto las plantillas y, además, se han abierto y cerrado plantas en los hospitales de forma aleatoria sin dotarlas de los recursos humanos y materiales para atenderlas".
Para Muñoz, el SAS y las direcciones de los centros están actuando con improvisación porque, conociendo el problema, no se ha hecho nada para afrontarlo con garantías, recayendo sobre una plantilla de Enfermería ya de por sí saturada por el incremento de demanda asistencial. Por este motivo, el secretario general, ha advertido que el Sindicato se mantendrá vigilante ante cualquier deficiencia o dificultad que se produzca en la prestación de los servicios, deficiencias de las que la Administración será la única responsable y en ningún caso los profesionales.
Desde SATSE se anima a los ciudadanos y asociaciones de pacientes a que denuncien dicha situación y exijan a la Administración, al igual que lo hace el Sindicato, la adecuación de los centros para garantizar una óptima asistencia sanitaria.