Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Save The Children lanza la segunda parte del vídeo que conmocionó al mundo al mostrar la vida de una niña tras la guerra

Save The Children ha lanzado este martes 10 de mayo una secuela de uno de los vídeos más virales de los dos últimos años, "Most Schocking Second a Day", la producción en que la ONG mostraba cómo impacta en una niña el estallido de una guerra y que ha sido visto más de 50 millones de veces. La historia se retoma en el mismo punto en que quedó: A través de los ojos de Lily, de once años, se muestra la huída para sobrevivir.
"Arriesgando sus vidas en botes llenos de gente, asustados y vulnerables, hasta un total de 325.000 niños han cruzado el mar Mediterráneo y el mar Egeo huyendo de la guerra, la pobreza y la persecución para encontrar una vida mejor, más segura. Desde septiembre de 2015 hasta febrero de 2016 se estima que 340 niños perdieron la vida ahogados, una media de dos niños por día", recuerda Save The Children.
Su recreación no se aleja mucho de la realidad. Está inspirada en la historia de los niños refugiados a los que la ONG ha venido ayudando en Europa y Oriente Medio y lo hace dirigiendo el mensaje al público occidental: La protagonista es una niña londinense de una familia normalizada que de repente se ve en medio de la guerra en Gran Bretaña, como millones de niños de todo el mundo lo han padecido y lo padecen en sus propios países.
La salida, la vida en el campo de refugiados, la situación insostenible de violencia, la nueva huída, el peligro constante a su alrededor, la separación de su familia, la vida de una niña que ejerce de adulta para su hermano menor: "este vídeo captura las terribles experiencias que sufren miles de niños cada día, los trayectos horribles que nadie debería soportar", señala Conde.
"Quisimos hacer llegar a los hogares la realidad de estos niños para captar la atención del público. El viaje de Lily es como el de cientos de miles de niños refugiados en busca de una vida mejor", explica Andrés Conde, director general de Save the Children.
Insiste en que hay "una generación de niños que ha perdido todo: su casa, su educación, su familia y en algunos casos, su vida" y reclama más apoyo para ellos.
"Queremos un nuevo acuerdo para los refugiados, para asegurar que cada niño reciba una educación, protección y una oportunidad para comenzar una nueva vida. Si la comunidad internacional no ofrece vías seguras y legales para las familias que huyen de la guerra y la persecución, los niños continuarán emprendiendo viajes peligrosos en busca de la seguridad", añade Conde.