Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Schindler Iberia y Down España se unen para mejorar la inclusión de los niños con síndrome de Down

Schindler Iberia y Down España se han unido para mejorar la inclusión de los niños con síndrome de Down en la que se ya ha convertido en una tradición navideña que se celebra por cuarto año consecutivo, según informan en un comunicado.
Así, ante el estreno de la película de animación 'El viaje de Arlo', la empresa suiza ha querido invitar a familias de sus empleados y de Down España. La cita, que ha tenido lugar en Sevilla, Valencia, Zaragoza y León, ha permitido que empleados de Schindler puedan disfrutar junto a sus familias de una jornada de ocio inclusivo.
Schindler regaló a todos los niños una taza hecha en material de pizarra, en la que todos los asistentes pudieron pintar su mensaje relacionado con la integración. Para la multinacional suiza, el objetivo de esta acción es fomentar la interacción de los empleados de la empresa y sus familias con otras familias de niños con discapacidad intelectual.
El compromiso de Schindler Iberia con Down España cobró un nuevo impulso el pasado mes de mayo de 2015 cuando ambas organizaciones firmaron un convenio para desarrollar medidas de impulso a la formación y la inserción laboral de las personas con síndrome de Down.
Para lograrlo, ambas entidades han diseñado un proyecto de inserción laboral del que se beneficiarán jóvenes con síndrome de Down pertenecientes a cinco entidades federadas a Down España: Aspanri (Sevilla); Down Zaragoza (Zaragoza); Down León-Amidown (León); Asindown (Valencia); y Fundación Prodis (Madrid), así como personas con síndrome de Down de Lisboa, gracias a la intervención de APPT 21.
En cada una de estas ciudades, los jóvenes han estado realizando prácticas laborales en centros de trabajo de Schindler. Ahora, transcurrida esta primera fase de formación, han pasado a formar parte de la plantilla de la multinacional suiza con un contrato laboral y con las mismas condiciones que el resto de trabajadores.