Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

SeaWorld abre sus puertas sin la orca asesina

El parque acuático SeaWorl ha reanudado su espectáculo de ballenas, tres días después de la muerte de la entrenadora Dawn Brancheau, de 40 años. El parque ha prohibido a los otros entrenadores nadar en el agua o cabalgar sobre las ballenas hasta que finalice una investigación sobre la muerte de Brancheau para ver si se necesitan cambios en los procedimientos.
Varios cientos de personas observaban el show en el estadio del parque bajo la lluvia. El acto comenzó con un vídeo en honor a Brancheau. 
La orca Tilikum, que mató a otro entrenador en un parque acuático en British Columbia, Canadá, en 1991 antes de ser trasladada a SeaWorld, no formó parte del espectáculo mientras sigue el debate sobre si sacrificarla o no. SeaWorld ya ha declarado que no la matará.
El trágico accidente se produjo, al parecer, por el roce del pelo de la entrenadora contra la nariz de la orca. En cuestión de segundos, la criatura la tomó por su pelo, la sumergió y la mantuvo debajo del agua hasta ahogarla. Al principio los espectadores creían que formaba parte del espectáculo hasta que se dieron cuenta que el animal se agitaba demasiado debajo del agua. Llevaban 16 años trabajando juntos, desde que Dawn Brancheau fue contratada como entrenadora de orcas en SeaWorld.
SeaWorld también tiene parques en San Diego, California, y San Antonio (Texas). Pertenece a Blackstone Group, una compañía privada que también posee parte del parque temático de Universal en Orlando.